image

 

La actriz Michelle Rodríguez no tiene ningún problema en reconocer que es una de esas mujeres que se siente más cómoda repartiendo golpes a diestro y siniestro en la gran pantalla que interpretando a una damisela en apuros, lo cual explica por qué disfrutó como una niña rodando una impresionante pelea con la luchadora profesional Ronda Rousey en la nueva cinta de la saga ‘Furious 7’.

“Ronda Rousey es toda una guerrera, pega duro la muy loca. Yo no soy nada comparada con ella, pero me encanta contar con gente con tanto talento. Es algo fenomenal porque yo soy una de esas marimacho a las que les encanta pelear por el realismo. Hablé con el guionista y se nos ocurrió esa escena fenomenal de lucha. La verdad es que es muy duro pelear en tacones”, aseguró la intérprete a Variety Latino.

Aunque Michelle no tiene ninguna queja sobre las escenas de acción que escriben para ella los guionistas de la franquicia cinematográfica, sí que guarda cierto rencor a los encargados de distribuir los impresionantes coches entre los actores.

“Siempre me dan la mayor mi**da. Odio los coches que me dan, son verdes y negros. ¿Qué es eso, por favor? Nunca me han gustado los coches que me dan”, se lamentó.

A pesar de que durante estos días está acaparando los flashes de todos los fotógrafos durante la promoción de la cinta, Michelle no se cansa de repetir que, en la vida real, es una chica normal y corriente en la que no se fija nadie.

“La mayor parte del tiempo llevo una vida muy tranquila, haciendo lo que me da la gana. Si me ven en la calle no me atacan, no me ven como una cosa rara”, concluyó.

Fuente