bebe-madres-dumadoras-fumar-raccoon-knows

NO fumar durante el embarazo es de esas advertencias que vemos en todas partes: en hospitales, en campañas mediáticas y hasta en las cajetillas de cigarros. Pero aunque parezca verdad de perogrullo, un 10% de mujeres fuman durante los últimos 3 meses del embarazo, según datos del Sistema de Evaluación y Monitoreo de Riesgos durante el Embarazo (PRAMS).

Habrás escuchado antes sobre los efectos del tabaquismo no sólo en el bebé, sino también en la futura madre. Los Centros de Prevención y Control de Enfermedades señalan entre ellos que:

  • Fumar disminuye el crecimiento del bebé antes de su nacimiento.
  • Fumar puede provocar que el bebé nazca antes de tiempo, y un bebé prematuro tiende a sufrir problemas de salud.
  • Fumar afecta directamente los pulmones y el cerebro del bebé en desarrollo.
  • Fumar duplica el riesgo de que tengas sangrados anormales durante el embarazo y el parto. Es un peligro para ti y para tu bebé.
  • Fumar aumenta el riesgo de que tu bebé nazca con defectos como el labio leporino y el paladar hendido, o ambos.
  • Fumar incrementa la posibilidad de que tu bebé sufra SIDS (Sudden Unexpected Infant Death and Sudden Infant Death Syndrome, conocida como muerte súbita o muerte de cuna).

Considera que estos efectos pueden ocurrir si la mamá fuma durante el embarazo o si se expone al humo del cigarrillo. Pero por si quedara alguna duda, mira esta imagen de bebés alojados en vientres de madres fumadoras:

feto cigarro
Foto: Dr. Nadja Reissland, Durham Universit

Se nota que no les gusta nada el cigarrillo. La imagen es parte de un estudio realizado porinvestigadores de la Universidad de Durham, publicado recientemente en Acta Paediatrica. Los expertos utilizaron ecografías de alta definición en 4D para monitorear la actividad de los fetos de mujeres fumadoras y de otras que no lo eran.

La conclusión fue que los fetos de las madres fumadoras tuvieron un incremento del 58%del movimiento de la boca y un 69% más en su tendencia a tocarse la cabeza o la cara, en comparación con los bebés de no fumadoras, que pasaron una estancia menos inquieta en el vientre materno. El aumento de movimiento de los fetos está vinculado con estados de estrés o depresión que, te imaginarás, afectan la vida del bebé aún después del parto.

Seguramente si las embarazadas fumadoras observaran estas imágenes mientras arrojan una bocanada del humo de su cigarrillo, lo pensarían 2 veces antes de seguir fumando.

riesgos-embarazo

FUENTE