image

 

El cantante Prince Royce, nacido en Nueva York (Estados Unidos) de padres dominicanos, no puede evitar tomarse como un insulto personal los comentarios discriminatorios que relacionan la inmigración con el aumento de la actividad criminal en su país porque considera que familias como la suya son un ejemplo a seguir para todo el mundo.

“Mi padres fueron inmigrantes y tuvieron la gran suerte de llegar aquí y convertirse en ciudadanos estadounidenses. Vinieron persiguiendo el sueño americano: llegar a Estados Unidos, trabajar para tener una vida mejor y para darles un estilo de vida aún mejor a sus hijos. Siempre he considerado a mis padres un ejemplo a seguir muy positivo. No vinieron aquí para dedicarse a actividades criminales, o para hacer cosas negativas, y tengo la sensación de que a mis hermanos y a mí nos educaron bastante bien”, explica en una entrevista al Huffington Post.

La infancia de Royce -cuyo verdadero nombre es Geoffrey Royce Rojas- se desarrolló en un entorno carente de lujos en el vecindario del Bronx, pero él guarda un recuerdo muy grato de aquella época.

“Vivíamos en un vecindario muy duro, en el Bronx, en viviendas de protección oficial, pero siempre he tenido la sensación de que crecimos rodeados de mucho amor, en un entorno humilde. Cuando pienso en la inmigración, pienso en mi propia familia”, añade.

En ocasiones, Royce (26) echa de menos algunos aspectos de su vida antes de convertirse en una estrella de la canción, como por ejemplo la hospitalidad de sus antiguos vecinos o las noches de fiesta desenfrenada.

“¡No echo de menos nada de mi vida de antes! No, es broma. Sí que echo de menos el Bronx y Nueva York. Echo de menos poder salir e ir a esas fiestas en casas de gente. O el no tener que preocuparme de si llevaba la camisa sucia. Ese tipo de cosas. No es fácil de explicar, pero es un sentimiento completamente diferente…”, confesaba en el programa ‘Saturday Night Online Live With Romeo’.

Fuente