Movimiento que pide 5% del PIB para salud se intensifica en el país

SANTO DOMINGO. El movimiento que procura que el Estado destine el 5% del Producto Interno Bruto (PIB) para el presupuesto del sector salud se ha intensificado en las últimas semanas, constituyendo una de las presiones sociales más fuerte que enfrenta el gobierno de Danilo Medina al comenzar su cuarto año de gestión.

Sin embargo, la lucha todavía se percibe estancada entre los gremios de la salud, que se han manifestado en la capital, Santiago, Barahona, Valverde, San Francisco de Macorís, entre otras localidades, usando en ocasiones sombrillas azules y blancas, emulando el movimiento que logró el 4% del PIB para la educación.

La idea de pedir el 5% del PIB para salud se destacó en los medios de comunicación en mayo de 2014, cuando los diputados Fabio Vargas Matos y Ramón Durán Paredes depositaron un anteproyecto de ley en busca de que se le asigne este porcentaje a Salud Pública. Los legisladores se motivaron en los problemas que enfrenta el sector, con hospitales en condiciones físicas precarias, falta de medicamentos, equipos y material gastable, así como escaso personal y bajos salarios.

Desde entonces el tema ha estado latente en la opinión pública, pero tomó impulso a partir del 16 de julio pasado, cuando la Coalición de Gremios de la Salud realizó una vigilia frente al Congreso y anunció un plan de lucha, que se ha ido ejecutando en distintos puntos del país.

5% escalonado

El analista de presupuesto, José Rijo Presbot, recuerda que la partida aprobada para salud este año alcanza el 2.08% del PIB (unos RD$62,000 millones), pero señala que cuando se reducen las asignaciones que destina a sectores dependientes, se reduce al 1.4%, que es lo que realmente va a las personas.

Rijo Presbot considera que antes de aumentar el presupuesto de salud a ese nivel, primero debe producirse la descentralización de la gestión de los servicios médicos y los hospitales, además de elevar la calidad. “Soy partidario de que primero haya un gran pacto por la salud, con definición estratégica, con una mejor distribución de los programas que tiene el Ministerio y que ese porcentaje vaya siendo incrementado en función de resultados. Hasta que no haya un presupuesto por resultados, es dilapidar los recursos”, expresó.

A pesar de la presión, el gobierno -que se encuentra en proceso de elaboración del presupuesto para 2016- dijo a través del ministro Administrativo de la Presidencia, José Ramón Peralta, que no tiene recursos para otorgar el 5% del PIB el próximo año.

El especialista dijo que es partidario de que el presupuesto de salud se eleve de manera escalonada, al menos al 3% para el 2016, porque si se incrementa sin un diseño estratégico y de gestión, no se aplicaría correctamente, y pasaría como con el 4% de educación, que a su entender, no “saben cómo administrarlo”. La Estrategia Nacional de Desarrollo plantea elevar la asignación a salud a un 5% del PIB para 2030.

Éxito Dependerá…

La socióloga Dilenia Medina, del Observatorio de Políticas Públicas de la Fundación Global Democracia y Desarrollo (Funglode), cree que el éxito de este movimiento dependerá de si logra sumar a otros sectores, además de gremios y la sociedad civil.

Por el momento, entiende que se percibe “muy sectorizado”, aunque aclara que ya cuenta con el respaldo de la CNUS, la mayor central de trabajadores del país.

Medina informó que el Observatorio le da seguimiento al movimiento para analizar su evolución.

FUENTE