George Barris-BATIMOBIL-raccoon-knows

George Barris, el creador del Batimóvil, cuyo talento para convertir cualquier gran automóvil en adornadas fantasías automotrices le ganó el apodo del “King of the Customizers” (rey de los personalizadores), ha muerto. Tenía 89 años de edad.

Barris murió el jueves por la mañana, dijo su hijo Brett Barris en Facebook.

“Lamento tener que publicar que mi padre, el legendario rey del auto personalizado, George Barris, se ha mudado a un garaje más grande en el cielo”, escribió Brett Barris. “Él vivió su vida de la manera en que quería vivirla hasta el final. Él querría que todo el mundo celebrara la pasión que él sentía por la vida y por lo que él creó para que todos lo disfrutaran”.

Durante muchos años, el trabajo artesanal de Barris estuvo por toda la pantalla televisiva. Él creó el Munsters Koach –una combinación de tres autos Ford Modelo T– para “La Familia Monsters”; el Barris Boogaloo con tablas de surf en la parte superior y decorado con calcomanías de flores para “The Bugaloos” y la versión descapotable de KITT de “El Auto Fantástico”, entre muchos.

Pero él fue más famoso por el Batimóvil, una versión adaptada de un auto conceptual Lincoln Futura 1955 que supuestamente le costó a Ford Motor Company 250.000 dólares.

Cuando Ford no pudo hacer uso de él, Barris lo compró por un dólar.

En la serie de televisión “Batman”, de la década de 1960, el Batimóvil era alimentado por baterías atómicas, estaba equipado con un campo de radar y un “haz de murciélago” y frenaba con paracaídas. Estos últimos realmente funcionaban… Barris una vez fue detenido en la autopista de Hollywood por usarlos.

Batman y Robin no fueron los primeros propietarios ficticios del auto. Barris había utilizado el Futura en una película de 1959: “Comenzó con un beso”. “En 15 días y por 15.000 dólares”, él transformó el auto para “Batman” cuando el modelo original, diseñado por el rival de Barris, Dean Jeffries, no pudo hacerlo a tiempo. (Jeffries diseñó el Monkee móvil para The Monkees, entre otros). “Tenía un montón de cosas que podía utilizar como los parabrisas dobles, las ventanas traseras dobles y un arco en el centro, y podía extender los faldones”, le dijo a Car and Driver en 2012.

Otras versiones del Batimóvil eran autos Ford Galaxie personalizados.

Barris nació en Chicago y creció en California. Él empezó a jugar con los autos desde adolescente y de inmediato decidió que se convertiría en personalizados (customizer en inglés) o, como él lo escribía, un “kustomizer”.

“Mi primer desafío fue un Ford 32 y le puse las luces traseras de ojos de gato. Me pagaron 10 dólares”, le dijo a Car and Driver. “Dije: ‘Ese es mi reto. Seré un personalizador y ganaré dinero’. Tomé la palabra ‘custom’ (personalizador en inglés) y como soy griego, le quité la ‘c’ y la cambié por una ‘k’… ojalá la hubiera registrado como marca”.

Más adelante se mudó a Los Ángeles y fundó Barris Kustom con su hermano, después de un tiempo en el que lució los increíbles autos deportivos en el Sepulveda Boulevard de Los Ángeles.

En 1964, su trabajo fue perfilado en uno de los primeros y más famosos artículos de Tom Wolfe: “The Kandy-Kolored Tangerine-Flake Streamline Baby”.

Barris era un personalizador solicitado por las celebridades y no se limitó a los vehículos extravagantes o de muchos caballos de fuerza.

En 2005, The New York Times le pidió que “transformara un Prius”.

Entre otras cosas, él le agregó un spoiler y lo pintó de colores mandarina oro y verde astra.

“Podías no tener ningún motor debajo de la capota y todavía así atraías la atención de las personas”, le dijo al Times.

Barris nunca tuvo problemas para hacer eso.

FUENTE