haiti

lES CAYES, Haití. La cifra de muertos conocida en Haití por causa del huracán Matthew aumentó drásticamente el jueves a medida que las autoridades pudieron llegar a rincones del país que estaban aislados.El ministro del Interior, Francois Anick Joseph, anunció que los muertos sumaban 283.
Las autoridades estaban preocupadas especialmente por el departamento de Grand-Anse, en el extremo norte de la península a la que llegó la tormenta de categoría 4.

“El golpe fue extremadamente fuerte”, dijo Guillaume Albert Moleon, vocero del ministerio.

Funcionarios de la Agencia de Protección Civil dijeron que 38 de los muertos conocidos eran de Grand-Anse.

En Aquin, una ciudad costera en el sur ante la golpeada ciudad de Les Cayes, la gente caminaba en el lodo en torno a los restos de las diminutas tiendas y casas de madera.

Cenita Leconte fue una de los muchos vecinos de la costa que ignoraron en un principio las llamadas a evacuar sus vulnerables chozas antes de que Matthew tocara tierra el martes como un huracán de categoría 4. Leconte, de 75 años, estaba agradecida de haber cedido finalmente y haber salido con vida de la aterradora prueba.

“Perdimos todo lo que teníamos. Pero habría sido culpa nuestra si nos hubiéramos quedado aquí y hubiéramos muerto”, dijo a Associated Press mientras los vecinos buscaban entre los escombros con la esperanza de encontrar al menos alguna de sus escasas posesiones.

Las autoridades de aviación civil informaron de 3,214 viviendas destruidas en la península sur, donde muchas familias viven en cobertizos con techo de metal corrugado y no siempre tienen los recursos para alejarse del peligro.

Crisis humanitaria

Al menos 350,000 personas necesitan alguna clase de asistencia tras el desastre, indicó el gobierno. Se trata de la peor crisis humanitaria en el país desde el devastador terremoto de 2010, indicó el vice representante especial de Naciones Unidas para Haití, Mourad Wahba.

Grupos de ayuda humanitaria ya pedían donaciones para financiar una larga campaña de recuperación en Haití, el país menos desarrollado y más dependiente de la ayuda exterior en el hemisferio occidental.

Se esperaba que en los próximos días empezara a llegar a la capital personal militar estadounidense con nueve helicópteros para ayudar con el reparto de alimentos y agua a las zonas más afectadas.

La falta de comunicaciones con la gente en la región de Grand Anse resulta profundamente preocupante, señaló Jean-Michel Vigreux, director en Haití del grupo sin fines de lucro CARE.

“Aún no conocemos el impacto exacto. Ahora mismo no podemos comunicarnos con nuestro equipo en una región, Grand Anse. Da mucho miedo”, dijo.

Las respuestas tardaban en llegar, y algunos haitianos estaban convencidos de que su atribulado país había evitado en su mayor parte el sufrimiento humano que ha provocado el clima en otras ocasiones.

“Parece que Haití esquivó una bala. Las noticias en la radio no parecen tan malas como podrían haber sido”, dijo el tapicero Daniel Wesley mientras pasaba por una calle mojada por la lluvia en el centro de Puerto Príncipe.

La última tormenta de categoría 4 que golpeó Haití fue el huracán Flora en 1963, que dejó hasta 8,000 muertos.

La OPS teme aumento de cólera

La Organización Panamericana de la Salud dijo que tras el paso de Matthew comenzó a prepararse para un aumento de cólera en Haití, que ha registrado más de 28,500 casos en lo que va de año. La OPS señaló que nueve de los 15 hospitales más importantes del país siguen operando, cinco están incomunicados y uno fue evacuado. El organismo ya activó a sus 35 funcionarios en Haití para responder al huracán y a la epidemia de cólera, además de otros expertos en coordinación de salud, equipos médicos de emergencia y logística.

FUENTE