image

 

La mujer que llamó al 911 inmediatamente después de que Bono sufriera una brusca caída en bicicleta el año pasado, fue abucheada durante uno de los ocho conciertos de regreso del grupo en Nueva York.

El cantante estuvo nueve meses lejos de los escenarios norteamericanos, producto de la terapia de rehabilitación que tuvo que seguir tras fracturarse el brazo y omóplato. El pasado 19 de julio volvió a Nueva York para retomar la gira que interrumpió el año pasado con ocho fechas seguidas.

“Hoy estoy aquí porque algunas personas, cuando choqué mi bicicleta aquí en la ciudad, una hermosa muchacha llamó por teléfono al 911. Ella es de Denver, pero está aquí esta noche, como también están aquí … los bomberos que me levantaron del suelo”, aseguró en el espectáculo que llevó a cabo el jueves en la noche, antes de cederles el micrófono a sus invitados.

“Debo clarificar, me llamo Alyssa y soy de D.C., no de Denver”, dijo la joven, para luego añadir: “Esto es lo que sucedió: estaba trotando en Central Park, hubo un accidente y obviamente me tuve que parar y ayudar porque no soy de Nueva York, soy de Virginia, donde la gente es agradable”.

Esa última frase gatilló un abucheo generalizado en el Madison Square Garden.

Bono, de 55 años, tuvo que someterse a una operación por fracturas en la cuenca del ojo izquierdo, el omóplato y un codo. En su brazo, además, se instalaron tres placas de metal y 18 tornillos.

Pero el martes lució lleno de energía y emoción mientras se desplazaba por el escenario junto al guitarrista The Edge, el bajista Adam Clayton y el baterista Larry Mullen Jr.

Fuente