image

 

Tras cumplir su último deseo, ver la última entrega de Star Wars, Daniel Fleetwood murió a los 32 años. El joven paciente de cáncer, desahuciado en septiembre pasado, se hizo conocido recientemente después de una campaña para que le permitieran ver la película.

Su esposa Ashley organizó la campaña para que Disney y Lucasfilms permitieran a su marido ver “Star Wars VII: El despertar de la fuerza”. Este martes, Ashley Fleetwood confirmó su muerte en Facebook.

“Daniel luchó de forma increíble hasta el final. Ahora está con Dios y con la fuerza. Murió mientras dormía y en paz. Siempre será mi héroe y mi ídolo… Descansa en paz mi amor”.

Fan “incondicional”

Daniel fue diagnosticado con una forma rara de cáncer en 2012. Desde niño era un fan incondicional de “La guerra de las galaxias” y uno de sus últimos deseos fue poder ver la nueva entrega de la saga antes de que ésta llegue a los cines a fines de diciembre.

Tras la campaña de su esposa, que se volvió viral en las redes sociales, Disney y el director de la cinta J.J. Abrams le presentaron a Daniel la semana pasada una versión sin terminar de la película en su casa.

A la campaña se unieron incluso las estrellas de The Force Awakens, Mark Hamill, John Boyega y Carrie Fisher.

Durante una entrevista con la cadena local KPRC, Fleetwood declaró: “A juzgar por lo progresiva que se ha vuelto esta enfermedad en los pasados dos meses, realmente no creo que pueda ser capaz de lograrlo”. Se refería a llegar vivo al día del estreno.

La llamada clave

Poco después de la entrevista, Daniel recibió una llamada. Era J.J. Abrams informándole que tendría la oportunidad de ver The Force Awakens antes de su estreno.

Ahsley compartió la noticia en Facebook:”A todos nuestros maravillosos simpatizantes, amigos, familiares e increíbles desconocidos: el sueño final de Daniel acaba de ser concedido”.

“Hoy los maravillosos Disney y Lucasfilms hicieron posible su último sueño”. Ashley también agradeció a “toda la increíble gente que ayudó a que esto ocurriera, ¡gracias por encima de todo!”.

Fuente