Narran planificación para matar a ‘Oreganito’

SANTO DOMINGO, RD.- La ejecución del presunto capo , Yubel Enrique Méndez Méndez (Oreganito), que regresó al país tras ser extraditado hacia los Estados Unidos, tuvo una acción fallida en el segundo intento de su materialización. La Fiscalía del Distrito Nacional sostiene que la imputada Clara Guillermina Márquez Hernández (su expareja), quien desde hacía un tiempo sostenía una relación con el también acusado Fernando Manzueta Manzueta, conversó con él sobre los problemas que tenía con “Oreganito” y acordaron quitarle la vida.

Agrega que para matar al extraditado, supuestamente Manzueta contactó a dos hombres identificados como Josesito o Bío y Bismarck y alegadamente les dio un adelanto de RD$100,000. Pero sostiene que los mismos, luego de recibir el dinero, desaparecieron. Al no tener los resultados perseguidos con estos dos hombres, revela que Manzueta decidió contactar al imputado Carlos Jesús Van Eiker Matos, quien alegadamente buscó al prófugo Narciso Florentino (Dominguito) para que supuestamente ambos materializaran el plan.

Expone que Eiker presumiblemente comenzó una vigilancia frente a la residencia del alegado capo duante un tiempo, a los fines de estudiar sus movimientos y rutinas.

Asimismo, detalla que Manzueta alegadamente se agenció de la colaboración del imputado Alejandro Antigua Mueses, a los fines de que se hiciera pasar como interesado en comprar viveros de “Oreganito”. Con tales propósitos, asegura que ambos se presentaron a un lugar donde están ubicados invernaderos del extraditado y allí Mueses obtuvo el teléfono del mismo y conversó con él a los fines de sostener una reunión.

Indica que Mueses citó a “Oreganito” a un establecimiento, para junto a Eiker, Florentino y otras personas quitarle la vida, pero no se pudo cometer en ese momento el homicidio.

Luego de ese frustrado intento, se acordó pautar el 7 de mayo, la fecha en que se juntarían en otro establecimiento. Ese día, a las 4:00 p.m., luego de tomarse un café y hablar de compra de viveros, se despidieron y en el parqueo y fue encañonado por Manzueta y Eiker, quienes se identificaron como agentes de la Dirección Nacional de Control de Drogas e intentaron montarlo en un vehículo, ante cuya resistencia, recibió un disparo en el cuello que lo mantiene en observación.

FUENTE