Naya Rivera-Aborto-Raccoonknows.jpg

 

Es verdad que las cosas no son como las pintan. Quienes recuerden a Naya Rivera durante sus años en la exitosa serie Glee, podrían pensar en una chica joven, bella y gozando de las mieles de la fama. Sin embargo, en su nuevo ligro, Sorry Not Sorry, la actriz confiesa en aquellos años pasó momentos muy difíciles, entre ellos, el de someterse a un aborto.

“He vivido mucho”, dijo Rivera a People al hablar del libro, que sale a la venta el 13 de septiembre. “Soy como una mujer de 79 años atrapada en el cuerpo de una de 29”.

En el tomo, la estrella de origen puertorriqueño detalla que comenzó su carrera en Hollywood antes de entrar al kindergarten. Luego, explica que desde la adolescencia ha batallado contra la anorexia.

“Para cuando estaba en bachillerato, comencé a sentir que lo que había comenzado quizá como un juego se había ido ya muy lejos. Simplemente comencé a evitar la comida a toda costa”, explica en el libro. La separación y posterior reunión de sus padres impactó profundamente su carrera y su vida. “Si mi mamá me empacaba un almuerzo yo, o lo botaba a la basura, o encontraba una excusa para regalarlo”.

Pero quizá la confesión más demoledora fue que mientras hacía el papel de Santana López en la serie Glee (2009), puso fin a un embarazo, y que ahora quiere hablar públicamente de eso para que otras mujeres sientan que no están solas.

Rivera salió encinta en 2010 del actor Ryan Dorsey, justo depués de romper con él y en pleno exito con Glee. Rivera explica que no le reveló el embarazo al actor con quien se casó en 2014 y quien es padre de su hijo, Josie Hollis, de 11 meses.

“Era aterrador abrirme sobre todo esto”, asegura ahora la actriz, sobre el proceso de sacar a a luz tantas cosas en su libro. “No es algo de lo que mucha gente habla, pero creo que deberían hacerlo. Sé que mucha gente va a leerlo y decir ‘¿qué diablos?’ , pero espero que al menos alguien allá afuera saque algo de él”.

Fuente