Sahara
SANTO DOMINGO. Aunque la Oficina Nacional de Meteorología afirma que hasta ahora el polvo del Sahara no representa peligro para el país, el presidente de la Sociedad Dominicana de Neumología, Salvador Martínez, asegura que los casos de afecciones pulmonares y oftalmológicas se incrementan entre un 30 y un 40% debido a su presencia en esta época del año. Indicó que las consultas aumentan en estos tiempos, principalmente de adultos mayores y niños, y que su situación se complica sin son asmáticos.

Recordó que toda partícula orgánica que entra por las vías aéreas es capaz de provocar procesos inflamatorios. “Pero al mismo tiempo, hay un factor irritante, tópico, que es el aumento de los procesos de rinitis, de rinoconjuntivitis , que es la afectación de ojos y nariz que es común en los individuos. Si nosotros sabemos que 78 de cada 100 pacientes que tienen asma, también rinitis, esa población también va a ser afectada por ese polvo del Sahara”, expresó.

El médico informó que la situación por el polvo se agrava “porque estamos en la época de lluvias, porque generalmente las mismas atrapan las partículas y las depositan en el suelo, pero cuando el sol vuelve a calentar, muchas de ellas ascienden de nuevo a la atmósfera y producen procesos inflamatorios”.

El pronóstico
De acuerdo con el subdirector de Meteorología, Miguel Campusano, las partículas del polvo del Sahara afectan la salud como el caso del asma, pero cuando hay una proporción superior a los 50 micrones por metro cúbico, que es la unidad de medición.

Indicó que por lo regular al país llegan en esta época entre 15 y 20 y hasta 30 micrones, que en algunas ocasiones ha llegado a los 50 micrones, que no es el caso actual. “Cuando ya ese valor pasa de 50 micrones por metro cúbico, entonces ahí comienza a ser un indicativo para los problemas de salud”.

La prevención
Aunque el polvo del Sahara es una realidad inevitable, el ambientalista Luis Carvajal, de la Academia de Ciencias, entiende que en vez de generar preocupaciones, lo que hay que hacer es conocer su origen, y a partir de entonces diseñar políticas públicas que den respuestas.

Entienden que hay que educar a la población desde las escuelas y desarrollar investigaciones de cómo impacta no solo en la gente, sino también en la flora.

Indicó que el polvo puede traer beneficios como son semillas y esporas que han contribuido con la biodiversidad porque “para la ecología, ningún fenómeno natural es una desgracia”.

El origen del polvo del Sahara
Las tormentas de arena en el desierto del Sahara provocan que se eleven a la atmósfera grandes cantidades de polvo y arena, que suspendidos, viajan a largas distancias, logrando alcanzar los continentes europeo y americano. Por lo general , una vez que ocurre una tormenta de polvo (se diferencia de la de arena porque el tamaño de la partícula es menor de 100 micras), este elemento al ser más ligero, sube hasta alturas de cinco a siente y forma una masa de aire muy caliente, cuya humedad relativa es de apenas un tres por ciento.

La arena del Sahara se levanta cuando el aire cálido del desierto choca con el aire fresco de la región de Sahel, al sur del Sahara. Mientras que las partículas ascendentes se remolinan, los vientos alisios intensos comienzan a soplar hacia el oeste en el Atlántico norte.

Las tormentas de polvo se forman, sobre todo, durante los meses del verano y del invierno, pero en algunos años, en cualquier mes. Por sus características físicas, las partículas de polvo reducen el tamaño de las gotas de lluvia e inhiben la formación de nubes de gran desarrollo vertical generadoras de precipitaciones, establece Meteorología en un escrito entregado a Diario Libre.

FUENTE