padre-hijo-texas-FAMILIA COPELAND-Francia-Raccoon Knows

Las vacaciones de la familia Copeland comenzaron en Pamplona, España, se trasladaron a Barcelona y terminaron trágicamente el Día de la Bastilla en Niza, Francia.

Sean Copeland, de 51 años, y su hijo Brodie, de 11, estaban entre las más de 80 personas que murieron el jueves cuando un camión en zig-zag embistió una multitud angustiada que huía del paso raudo del vehículo a lo largo de dos kilómetros en el Paseo de los Ingleses, de acuerdo con un representante de la familia.

Desde Austin, Texas, Sean viajó junto a su mujer, Kim, y dos hijos de su matrimonio anterior: Maegan, de 29 años, y Austin, de 22 años, de acuerdo con Jess Davis, un amigo de la familia.

La excursión era parte una celebración de los cumpleaños de Kim y de Austin este mes.

“Sean estaba emocionado por ir de vacaciones”, dijo Jonathan Paiz, entrenador de béisbol de Brodie.

Kim Copeland publicó el viernes en las redes sociales una foto en blanco y negro de su esposo e hijo en el montículo del lanzador de béisbol.

“Una luz brillante”

Sean Copeland fue entrenador de béisbol juvenil, y Brodie jugó en la liga.

Paiz se encontraba en Nueva York para un torneo de liga cuando uno de los padres que viajaban con el equipo le informó de las muertes.

“Es devastador”, dijo. “Todos estamos tratando de volver a Texas para reunirnos con el resto de la familia.”

En un tuit de un miembro de la familia, se ve a Copeland posando en un campo de béisbol con Brodie, que sostiene un trofeo.

“Brodie era una luz brillante para nosotros”, dijo Paiz. “Era un niño increíble. Era un jugador de béisbol prometedor y los Copeland estaban muy involucrados en nuestro programa … Todos estamos lastimados”.

El chico iba a comenzar la escuela secundaria en el otoño.

Brodie era un “niño feliz, de 11 años, y un estudiante maravilloso querido por todos; era miembro del coro de honor y un deportista muy activo”, dijo el superintendente del distrito escolar de Lake Travis, Brad Lancaster en un comunicado.

Un amigo dijo que Brodie aspiraba a ser un actor o comediante.

‘Una persona fenomenal’

Al menos 10 niños murieron en lo que las autoridades francesas están llamando un ataque terrorista, y tras el cual decenas de personas permanecen hospitalizadas. El ataque ocurrió durante la noche en un boulevard que estaba repleto de familias y jóvenes. Muñecas y juguetes quedaron esparcidos por el lugar de los hechos, de acuerdo con las imágenes publicadas en las redes sociales.

“Estamos con el corazón roto y en estado de shock por la pérdida de Brodie Copeland, un hijo increíble y un hermano que iluminó nuestras vidas, y de Sean Copeland, un maravilloso esposo y padre”, dijo la familia en un comunicado. “Eran muy amados“.

Sean Copeland, quien había asistido a la Universidad del Norte de Texas, fue vicepresidente de la División de Software Kapow de Lexmark.

“Sean era no sólo un líder excelente en la empresa, sino una persona fenomenal que será profundamente extrañada,” dijo el portavoz de Lexmark, Jerry Grasso, en un comunicado.

Una página de Gofundme por la familia Copeland ha recaudado más de 18.000 dólares a media tarde del viernes.

FUENTE