image

 

Niurka Marcos hizo un singular obsequio a su hija mayor llamada Romina, pues le regaló una operación de busto por su cumpleaños.

La joven que cumplió 20 años, pidió a su madre ese deseo, y aumentó su busto de 34-A a 34-C, pues no estaba agusto con el tamaño natural de sus senos.

Muchos criticaron la actitud de Niurka, que no aprueban que a su hija tan joven la introduzca en el mundo de las cirugías estéticas, mientras que otros no ven mal ese hecho, pues si la joven eleva su autoestima con eso, no le ven ningún inconveniente.

Fuente