Con nueve días de retraso, el Senado estatal finalmente aprobó el presupuesto para Nueva York por $153 mil millones, en el que se incluyen fondos para ayudar a los estudiantes provenientes de familias con bajos ingresos. 

El plan presupuestario, que fue aprobado a finales de la noche el domingo, permitirá concretar la propuesta del gobernador Andrew Cuomo, la cual considera ofrecer universidad gratuita a los estudiantes que vienen de familias con ingresos menores a $125,000 anuales.

El presupuesto también permite que CUNY y SUNY aumenten su matrícula académica en $200. El presupuesto además aumentará los recursos para destinar ayuda financiera a los estudiantes de “colleges” públicos y privados, aunque esta medida no beneficiará a los hijos de inmigrantes indocumentados.

Una de las iniciativas más polémicas en el presupuesto, y que al final logró pasar, fue el aumento de la edad de responsabilidad penal de 16 a 18 años, tema que fue un punto de desencuentro entre los legisladores.

“Bajo esta legislación estamos enviando un mensaje muy simple. Vamos a rehabilitar a la gente joven en lugar de encarcelarla”, aseguró el senador estatal Jeff Klein.

El presupuesto además considera $2.5 mil millones para desarrollar programas de vivienda asequible para los neoyorquinos, e incluye $700 millones para las reparaciones a cargo de la Autoridad de Vivienda de la Ciudad (NYCHA).

A estos recursos se suman créditos tributarios para las compañías que se dedican a construir casas a un precio razonable para las familias de Nueva York. Esta iniciativa, sin embargo, fue condenada por los demócratas que aseguran que esta medida no es más que un “regalo” para las millonarias empresas de construcción y desarrollo urbano.

También se extenderá el impuesto a los millonarios, medida que se aprobó el año pasado, y se continuará beneficiando a la clase media con recortes en el pago de impuestos.

La lucha contra la heroína y otras drogas también se verá reforzada con $200 millones para programas que vayan en esa dirección y al mismo tiempo se destinarán fondos para la iniciativa del Gobernador llamada “Vital Brooklyn”. Este programa busca fomentar el desarrollo y bienestar de las áreas más pobres de la ciudad.

Cuomó calificó el presupuesto aprobado por el Senado como “progresista“. Sin embargo, el líder de la minoría demócrata, Andrea Stewart-Cousins, no coincidió con esa apreciación. Según la senadora, el aumento en la edad penal, el financiamiento escolar y otros temas “pueden significar algún progreso”. “Pero hay que ser claros, esto no es progresista“, aseguró.

El Gobernador tiene la opción de proponer modificaciones el presupuesto durante el año si es que el gobierno de Donald Trump realiza recortes en los fondos para Nueva York.

FUENTE