Donald Trump-Mujeres-Escandalos-Raccoonknows.jpg

Un video de Donald Trump en el que se jacta en términos vulgares sobre los besos, manoseos e intentos de tener relaciones sexuales con mujeres durante una conversación en el año 2005 ha abierto la polémica y encendido nuevamente la campaña por la carrera por la Casa Blanca en Estados Unidos.

En la grabación obtenida por el Washington Post, el candidato republicano dice frases como: “Cuando eres una estrella, ellas se dejan”, y: “Me moví tras ella y fallé. Lo admito. Intenté tener sexo con ella (en ingles “fuck her”). Estaba casada. Y me moví duro tras ella. De hecho, la llevé a comprar muebles”.

La grabación desató la rápida reacción de su rival demócrata, Hillary Clinton, quien a través de su cuenta de Twitter disparó: “Esto es horrible. No podemos permitir que este hombre se convierta en presidente”.

En el video se escucha a Trump describiendo una situación cercana al acoso sexual. También usa palabras explícitas para describir el cuerpo de la mujer y dice que frecuentemente besaba mujeres bellas.

“Me siento atraído por las mujeres guapas automáticamente y empiezo a besarlas. Es como un imán. Las beso. Ni siquiera espero. Y cuando eres una estrella, te dejan hacerlo. Puedes hacer cualquier cosa. Lo que quieras. Agarrarlas de la vagina. Lo que sea”.

La grabación data del año 2005, cuando Trump y el productor de radio y televisión Billy Bush conversaban en un autobús antes de una entrevista de la NBC Ahí los esperaba la actriz Arianne Zucker, a quien el magnate abrazó y besó entre risas, después de sus polémicos dichos.

Tras la difusión del video, el republicano aseguró en un comunicado que “esta era una broma de vestidor, una conversación privada que tuvo lugar hace muchos años. Bill Clinton me ha dicho cosas mucho peores a mí en el campo de golf. Ni siquiera cerca. Me disculpo si alguien se sintió ofendido”.

Trump tiene un largo historial de hacer comentarios crudos sobre mujeres, y de hecho su trato hacia la ex Miss Universo Alicia Machado ha sido uno de los ejes en torno al primer debate presidencial, que le ha valido el rechazo de un importante sector de las mujeres de acuerdo a varias encuestas. 

Fuente