Seguridad-visita-de-papa francisco-a-NY-raccoon-knows

Dos tiroteos -uno en un hospital y otro en una estación de trenes-, un corte eléctrico y el colapso de un edificio en la calle Cliff fueron los eventos hipotéticos que unas 50 agencias debieron enfrentar este lunes, cuando se realizó un ensayo general de emergencias en la Gran Manzana.

El ejercicio fue parte de los preparativos para la llegada del Papa Francisco a la ciudad deNueva York en menos de dos semanas, quien coincidirá con líderes del 90% de los países del mundo, por la realización de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

“Creemos que este será el evento de seguridad más grande que la ciudad haya visto, porque además del Papa, tendremos 170 líderes mundiales confirmados durante el tiempo de la Asamblea General”, comentó el comisionado de Policía Bill Bratton, en una conferencia de prensa junto al alcalde Bill de Blasio y autoridades del Servicio Secreto, el FBI y otras oficinas federales.

“Este ejercicio nos permitió directamente evaluar nuestra coordinación y la forma de compartir inteligencia e información, además de analizar las situaciones para apoyar la toma de decisiones de los líderes”, dijo Robert Sica, agente del Servicio Secreto a cargo de coordinar las actividades de las diferentes agencias, que fueron designadas en junio como un “evento de seguridad de importancia nacional”.

“Sabemos que estos eventos pueden ocasionar inconvenientes en la ciudad y estamos actuando activamente para anticiparlos y minimizarlos”, enfatizó Sica.

Las autoridades dejaron claro que saben que deberán lidiar con un Papa que suele “salirse del libreto” y que busca la cercanía con la gente. “Ciertamente para nosotros, que trabajamos en el aspecto de seguridad, siempre es una preocupación”, dijo el comisionado Bratton. “Tratamos de crear una burbuja, pero este Papa ha hecho muy claro a través de sus viajes en el mundo que eso no es lo que hace. Trataremos, lo más posible, de encontrar un punto común en este tema”.

El Alcalde presenció el ejercicio que contó con diversar tácticas y tecnologías que, por cielo, mar y tierra, serán utilizadas durante esos días. “Incluirá muchas medidas que se podrán ver, y otras tantas que no se podrán ver “, comentó De Blasio, añadiendo que habrá cierres de calles, “habrá inconvenientes, pero los neoyorquinos son duros y resilientes, lo podemos manejar y, además, sabemos lo que es ser una capital del mundo”.

Sin boletos no entran

Aunque las autoridades fueron cautelosas al dar detalles sobre temas como las rutas que circulará el papamóvil o la colocación de rejas en algunos de los recorridos, sí advirtieron que para los eventos del Papa se deben tener boletos y llevar identificación. “Habrá un estricto control de las credenciales para el acceso durante la visita papal y más allá”, dijo Sica.

Respecto al muro de ocho pies que se instalaría en la Quinta avenida y otras rejas durante, por ejemplo, el paso del papamóvil hacia la Catedral de San Patrico, Sica comentó que estas es una forma acostumbrada para este tipo de actividades. “Las rejasson utilizadas por el Servicio Secreto rutinariamente para identificar a quienes han sido revisados versus quienes no han sido revisados. Hemos trabajado fuertemente para asegurarnos que los negocios puedan seguir abiertos, especialmente en la Quinta avenida”, comentó el oficial de seguridad.

Sobre si será posible ver pasar al Pontífice en el papamóvil fuera de los lugares designados, los agentes de seguridad también fueron cautos. “Sobre los vehículos que utilizará el Papa durante su visita, no podemos comentar”, dijo Sica. “Estamos muy familiarizados con este Papa y cómo viaja. Podríamos esperar ver algo similar como lo que se ha utilizado en Italia y en otros países que ha visitado”. En otros países, como en su visita por Ecuador, el Pontífice se movilizó entre una a otra actividad a bordo del papamóvil.

Luchan contra venta de boletos

La Alcaldía indicó que está trabajando con plataformas online como eBay y Craigslist para evitar que se vendan las entradas a eventos como la misa en Madison Square Garden o la procesión por el Central Park. Estos boletos fueron entregados por las parroquias en el primer caso y por una lotería de la ciudad, en el segundo, ambos sin costo. “Es asqueroso que alguien tome una entrada gratuita para ver a Su Santidad y la venda”, dijo De Blasio. “Nadie debería hacerlo y nadie debería comprarlos. Es absolutamente inconsistente con lo que el papa significa”.

FUENTE