El presidente Barack Obama ordenó el fin de la política “pies secos / pies mojados” que les permite a los cubanos que lleguen a Estados Unidos sin visa convertirse en residentes permanentes, dijeron dos fuentes de alto nivel del gobierno estadounidense.

Los cubanos sin visa serían repatriados. La política es una normativa derivada de la Ley de Ajuste Cubano de 1996, una ley que sigue vigente.

La política se aplica únicamente para los cubanos. Otros inmigrantes que intentan entrar a Estados Unidos sin visa enfrentan arresto y deportación.

La decisión es probablemente la última medida de Obama como parte de una serie de acuerdos históricos con Cuba. En 2014, Obama reabrió las relaciones con la isla tras medio siglo.

La eliminación de esta política era una demanda de Cuba. La Habana ha dicho por mucho tiempo que esa política motiva a los cubanos a hacer cruces peligrosos de Cuba a Florida.

El Departamento de Seguridad Nacional también eliminó la política para los médicos cubanos conocida como el Programa para Profesionales Médicos Cubanos, dijo un alto funcionario del gobierno estadounidense. De ahora en adelante la política será considerar las solicitudes para ese beneficio de la misma forma en que lo hace con las solicitudes de ciudadanos de otros países.

El Departamento de Seguridad Nacional también eliminará la exención que antes impedía el uso de procedimientos acelerados de expulsión de cubanos detenidos en puertos de entrada o cerca de la frontera.

El Programa de de Reunificación Familiar de Cubanos no es afectado por este anuncio y se mantiene vigente, dijo la fuente.

Según el Centro de Investigación Pew, en Estados Unidos viven 2 millones de personas con ascendencia cubana, convirtiéndose en el tercer grupo de origen hispano más grande en este país, después de los mexicanos y puertorriqueños.

Sólo en los primeros 10 meses del año fiscal 2016 llegaron 46.635 cubanos a Estados Unidos, a través de los puertos de entrada. Una cifra que superó a las 43.159 personas de esa nacionalidad que se registraron en 2015 y que marcaron el significativo incremento de un 78% en comparación al 2014, cuando llegaron 24.278 cubanos al país estadounidense.

Aún así, los números registrados en 2014 ya presentaban un aumento dramático después de que el gobierno cubano levantara las restricciones de viaje en ese año. Lo que evidencia que los totales de estos años fueron bastante superiores al año fiscal de 2011 cuando 7.759 cubanos entraron a Estados Unidos.

Además, según registros de la Guardia Costera al menos 1.806 cubanos intentaron migrar hacia territorio estadounidense vía marítima desde el primero de octubre. Y para el año fiscal de 2016 se registraron 7.411 personas intentando llegar ilegalmente. “Estas estadísticas representan el número total de interdicciones, llegadas e irrupciones en el Estrecho de Florida, el mar Caribe y el Atlántico, reportó la autoridad.

La Guardia Costera también informó que desde el pasado 30 de diciembre ha repatriado a 150 migrantes cubanos a Bahía Cabañas. Sólo este martes fueron 74. “Desalentamos a cualquiera a que se embarque al mar e intente llegar ilegalmente a suelo estadounidense – están arriesgando sus vidas con muy pocas posibilidades de éxito”, dijo el capitán Mark Gordon, jefe de la policía del Séptimo Distrito de la Guardia Costera. Y recordó que “navegar por el Estrecho de la Florida puede ser extremadamente peligroso para los que no están preparados en viajes ilegales y con frecuencia conduce a lesiones o la muerte”.

FUENTE