OISOE
SANTO DOMINGO. El presidente de la Conferencia del Episcopado Dominicano, monseñor Gregorio Nicanor Peña, demandó ayer aplicar todo el peso de la ley, sin importar el cargo, de quienes estén involucrados en alegadas irregularidades en la Oficina de Ingenieros Supervisores del Estado (OISOE) que habrían propiciado el suicidio del arquitecto David Rodríguez.

A su juicio, ese caso debe llevar a reflexión, porque mucha gente dice que fue por la distribución de los recursos económicos y se habla de corrupción.

“Creo que es interesante que se analice, y se vea cuáles fueron las causas, buscar los responsables, y sea quien sea aplicarle el peso de la ley, no importe que tenga el cargo que sea, aplicarle el peso de la ley porque la ley es para todos”, aseguró.

El obispo de la diócesis de Higüey consideró que se debe llegar hasta las últimas consecuencias en las investigaciones para establecer si se trató de corrupción, o de soborno: “Hay que aplicar la ley”, enfatizó.

Esos pronunciamientos encontraron el respaldo del obispo de la diócesis de San Juan de la Maguana, monseñor José Dolores Grullón, quien planteó que el gobierno y todas las instituciones deben planificarse de acuerdo con a los recursos que tengan.

“¿Qué está pasando?, que a veces queremos hacer muchas obras, después no hay con qué pagarlas, y para cobrar eso es que se hace difícil; entonces el ingeniero y contratista tiene deuda, pero de dónde va a sacar los fondos, y ahí viene la creación de la mafia, porque todo el mundo se desespera porque le den sus chelitos”, aseveró.

Sostiene que ésa al igual que otras instituciones deben adecentarse, pues no siempre las autoridades saben lo que pasa en ellas.

Violencia y delincuencia
Para monseñor Peña, en la República Dominicana hay que hacer un análisis de la situación la violencia y examinar sus causas.

A su entender es un problema general que a su entender tiene sus raíces en la mala formación de la familia y la pobreza.

“La manera de contrarrestar la violencia tiene que ser que se tomen medidas correctivas a nivel de la Policía Nacional, prevenir el crimen, porque es más fácil perseguirlo que prevenirlo”, precisó.

Sostuvo que la Justicia debe jugar su rol e imponer sanciones cuando se cometan delitos, pues no puede ser que se incurran en un hecho y los culpables salgan con facilidad de las cárceles. Peña y Grullón hablaron tras la apertura del 33 Encuentro Nacional Pastoral, que se celebra en la Escuela de Evangelización Juan Pablo II.

FUENTE