Oficiales-Alto Manhattan-cámaras corporales-Raccoonknows.jpg

 

Ayudarán las cámaras corporales a forjar mejores relaciones entre la policía y la comunidad? La comunidad de Alto Manhattan  será la primera en contestar la pregunta.

Comenzó uno de los proyectos más ambiciosos del Departamento de Policía de Nueva York y la Ciudad el programa piloto de las cámaras portátiles.

“Hoy es un día histórico”, dijo Bill de Blasio momentos después que salió la patrulla del cuartel 34.

El cuartel que cubre los vecindarios de Washington Heights e Inwood comenzará con 60 cámaras corporales que usarán 58 oficiales.

“Las cámaras encaminarán una nueva era de patrullaje en la Ciudad de Nueva York que reforzará aún más la atmósfera de transparencia y responsabilidad, la cual ha aumentado en los últimos años”, añadió el Alcalde indicando que en el 2016 se disminuyó el número de quejas de civiles sobre los policías a niveles que no se habían visto en 15 años.

Esta es la primera fase del programa este año el cual tiene como objetivo instalar 1,200 aparatos en 20 jurisdicciones.

Los oficiales que portan las cámaras pasaron por un periodo de entrenamiento en la Academia de Policía donde aprendieron sobre los escenarios en donde se prenderían las cámaras, que incluye, cualquier momento en que se use fuerza, en cualquier arresto o citación, cualquier interración donde se sospecha criminalidad, todos las requisas, cuando un oficial responde a un crimen en proceso, y cualquier interacción con una persona con trastorno mental.

Las cámaras no estarán prendidas en interacciones cotidianas, con un testigo de un crimen, un informante, o una víctima de abuso sexual.

El programa piloto enfrentó oposición la semana pasada por las regulaciones que la Uniformada anunció sobre el uso de las cámaras corporales. Grupos pro-reforma policial estaban preocupados, entre muchos asuntos, porque las regulaciones le dan demasiada discreción a los policías sobre cuándo deben de activar los dispositivos.

Sin embargo la jueza que recibió los documentos de oposición, Analisa Torres, quien supervisa el programa de implementación de las cámaras corporales, dijo que la demanda era prematura.

Nancy Hoppock, la subcomisionada de la unidad de manejo de riesgo del NYPD, dijo que basado en las grabaciones que ella observó de los oficiales la noche anterior, no está preocupada que no graben cuando es necesario.

“Los oficiales están haciendo exactamente lo que se les dijo: en caso de duda, préndela“, expresó.

El Alcalde hizo hincapié que el programa es un trabajo en progreso y ajustarán la política si es necesario.

Los vecinos del área se mostraron optimistas pero escépticos de la nueva medida. “¿Ayudará a responsabilizar a los oficiales o a los civiles?”, se preguntó Denise del Río -quien se nació y se crió en el área. La madre de 40 años dijo que quisiera que hubiera un foro para la comunidad.

“Fantástico”, expresó Rolando Félix, de 43 años. “El policía se va a cohibir más de hacer cualquier acto de violencia e igualmente el civil”, dijo el zapatero.

La implementación de las cámaras fue uno de los requisitos que exigió la jueza Shira Scheindlin cuando falló que la práctica del ‘stop and frisk’ era inconstitucional.

El cuartel 60 en el sur de Brooklyn será el próximo en recibir cámaras. De Blasio espera que para finales del 2019, todos los patrulleros porten cámaras corporales.

Fases de programa de cámaras corporales

1,200 cámaras para finales de el 2017
5,000 cámaras para el 2018
22,000 cámaras para finales del 2019

Fuente