Muhammad Ali Jr-Arrestado-Raccoonknows.jpg

 

Uno de los hijos del legendario boxeador Muhammad Ali fue detenido por agentes de inmigración en el aeropuerto Internacional de Fort Lauderdale, en Florida, días después de que el presidente Donald Trump firmara una orden ejecutiva que vetaba la entrada a Estados Unidos de nacionales de siete países de mayoría musulmana, reportan distintos medios.

Según la web Courier-Journal, parte de USA Today, Muhammad Ali Jr, de 44 años, fue detenido con su madre Khalilah Camacho-Ali, la segunda esposa del pugilista, cuando llegó a la terminal el pasado 7 de febrero de regreso de Montego Bay, Jamaica, donde participó como orador en un evento por el mes de la historia afroamericana.

La página Miami New Times también confirmó la detención con un amigo de la familia. Narra que ambos fueron apartados por funcionarios de aduana luego de que leyeron sus nombres de origen árabe, y que permitieron a Camacho-Ali retirarse solo luego de mostrar una foto con su exesposo, que falleció el pasado 3 de junio.

El hijo del boxeador no tenía ninguna foto que probara los lazos de consanguinidad con el boxeador, por lo que debió permanecer detenido y lo interrogaron durante unas dos horas, dijo Chris Mancini, ex fiscal federal y amigo de los Ali, a Courier-Journal. Le preguntaban, contó Mancini, el origen de su nombre y si era musulmán. Cuando Ali Jr. les respondió que sí, que creía en el Islám, los oficiales continuaron cuestionándole sobre su religión y su lugar de nacimiento.

Ali Jr. nació en Filadelfia en 1972 y al momento de su detención portaba su pasaporte estadounidense, señalan los medios.

“Para la familia Ali está muy claro que (la detención) está directamente relacionada con los esfuerzos del señor Trump por prohibir la entrada de musulmanes a Estados Unidos”, dijo Mancini a Courier-Journal al referirse a la orden firmada por el presidente el 27 de enero, que vetó el ingreso por 90 días a nacionales de siete países de mayoría musulmana: Irak, Irán, Siria, Somalia, Yemen, Libia y Sudán.

Camacho-Ali y Ali Jr. viven en Deerfield Beach, Florida, una localidad a apenas unos 20 minutos del aeropuerto. Al salir de la terminal, la mujer comenzó a preguntar a la policía en la zona por su hijo y pidió ayuda, cuenta el Corier-Journal. Finalmente, fue liberado dos horas más tarde.

Fuente