Orlando de la Rosa

SANTO DOMINGO. El padre del segundo teniente médico de la Fuerza Aérea de República Dominicana, Orlando de la Rosa Jacobo, de 34 años, muerto a tiros la madrugada del pasado 19 de mayo en el sector de Alma Rosa II, Santo Domingo Este, dijo dudar que los acusados de matar a su hijo sean los verdaderos culpables del hecho y que el móvil haya sido un asalto.

Orlando de la Rosa, padre del malogrado oficial, expresó que las pruebas presentadas no son suficientes y existen muchas contradicciones en las versiones ofrecidas por los hombres que son señalados por la Policía Nacional como los autores del suceso.

“ Hay pruebas que sí que son, por ejemplo parece que inequívocamente el arma que están presentando fue el arma con que lo mataron, pero yo no tengo seguridad de que fueron esos que están presentando que lo mataron; esa es mi duda”, indica de la Rosa, tras considerar que sospecha que la muerte de su vástago fue un hecho pasional.

“Pareciera que estos muchachos están diciendo cosas como si ellos no hubieran estado en ese sitio. Ellos se contradicen unos con otros, uno dice una cosa y otro dice otra, pero si estaban todos en el mismo lugar deben tener más coherencia, por ejemplo, el lugar donde estaba parado el vehículo; uno dice que era un lugar y otro dice que era otro”, continúa diciendo de la Rosa, quien ha escuchado los interrogatorios de los apresados.

Otros aspectos que dijo le llaman la atención es que haya versiones distintas en el número de personas que se desmontaron del vehículo en que se desplazaban los supuestos agresores para presuntamente asaltar a su hijo, la forma en que le dispararon y que no le sustrajeron nada.

Pide a la justicia hacer una investigación más profunda en 11 puntos de la misma en los que no se siente satisfecho y dijo que por ese motivo no se ha querellado contra los implicados.

Coerción

De la Rosa habló tras asistir a la audiencia en que ayer el juez de Atención Permanente de la provincia Santo Domingo, Bernardo Coplin, dictó tres meses de prisión preventiva contra Jonathan Arias Ulloa, de 30 años y Junior Daniel Cabral, de 27, acusados de la muerte a tiros del segundo teniente.

La disposición, emitida la tarde de este sábado, ordena que la medida sea cumplida en la Penitenciaría Nacional de La Victoria.

El viernes, la Policía Nacional informó sobre el apresamiento de los dos individuos en Juan de Herrera, San Juan de la Maguana. Según un comunicado, Arias Ulloa fue apresado cuando conducía una yipeta, supuestamente robada, portando una pistola sin ningún documento, la cual no figura registradas en los controles del Ministerio de Interior y Policía, dos teléfonos celulares con seis chips, y dos cédulas de identidad que son depuradas.

La Policía explicó que Ulloa al ser interrogado en torno a la muerte del doctor de la Rosa Jacobo, admitió haberle disparado durante un intento de asalto.

Arias Ulloa declaró que el día que ultimó al oficial de la Fuerza Aérea estaba acompañado de su hermano Junior Daniel Cabral, de José Ramón Acosta (a) El Enviado, quien permanece prófugo, y de Salvador Junior Reyes Muñoz (a) Pití, quien fue detenido previamente y cumple una medida de coerción de un año de prisión.

FUENTE