La solución perfecta para un “bad hair day” pasa por un simple gesto: anudarse un pañuelo a la cabeza. Demuestra personalidad, resulta estiloso y aporta un halo bohemio ideal para los meses de verano. ¿Necesitas más razones para reinventar tu melena?

No es que hayan vuelto, es que los pañuelos nunca se fueron. Aunque esta temporada han sido las bandanas las que se han llevado la palma, envolverse la melena con el accesorio más clásico sigue siendo uno de los trucos más utilizados para darle un aire fresco a los looks sencillos. Pero, ¿cómo llevarlo? Aquí tienes 5 modos de uso para lucirlo en función del momento y el estilo que quieras conseguir:

1. Tradicional: dobla el pañuelo hasta dar con una forma rectangular y ata los dos cabos en la parte de la nuca, o haz un nudo en el centro antes de colocártelo. Puedes llevarlo como complemento a un recogido al más puro estilo años 60 o dejando la melena suelta para ganar en volumen.

2. Turbante: extiéndelo y colócalo encima de la cabeza hasta que consigas tapar el pelo al completo (o hasta la altura de las orejas) haciendo un nudo por detrás. Maquilla tus labios de rojo o rosa para potenciar sofisticación al look.

3. Caperuza: Audrey Hepburn era una habitual de lucir pañuelo de este modo, incluso el día de su boda con Andrea Dotti en 1969 sorprendió cubriendo su melena así con un pañuelo. Solo tendrás que doblarlo por la mitad formando un triángulo y atarlo bajo la barbilla.

4. Con lazo: la solución perfecta si buscas algo desenfadado e informal. Retuerce el pañuelo y haz un lazo en la parte superior de la cabeza o en uno de los laterales.

5. En la frente​: es la opción más sencilla, pero una de las más complicadas de lucir con estilo. Solo hay que doblar la tela como en la primera propuesta, pero colocarlo por encima de las cejas en lugar de en el cabello.

Fuente