Papa Francisco-pope-refugiados-RACCOON KNOWS

El papa visitó este sábado la isla griega de Lesbos, uno de los lugares por donde han llegado decenas de miles de refugiados que huyen de las guerras en países como Siria y aquellos que han tenido que dejar sus hogares por la miseria en naciones de África.

Francisco se llevó a un grupo de 12 inmigrantes en el vuelo que lo transportó de vuelta a Roma, dijo la oficina de prensa del Vaticano.

Se trata de tres familias sirias que vivían en los campamentos de Lesbos.

Fue una lotería

La vocera del Comité Internacional de Rescate, Kathleen Prior, le dijo a CNN que esas familias fueron escogidas a través de un sorteo, de una lotería.

“El Papa ha enviado un mensaje fuerte con la reubicación de 12 personas, incluyendo mujeres y niños, a partir de tres familias sirias de los campamentos en Lesbos”, dijo Prior.

“Estos refugiados fueron seleccionados al azar y son muy pocos los afortunados”, explicó la vocera.

En el grupo hay seis niños.

Los refugiados llegaron a Lesbos antes del acuerdo entre la Unión Europea y Turquía.

Las tres familias son musulmanas. Dos provienen de Damasco y una de Deir Ezzor, dice el comunicado de la sala de prensa del Vaticano.

“Sus casas fueron bombardeadas”, agrega la declaración.

Poco se sabe de los planes del papa para esas familias. En principio serán recibidas por la Comunidad de Sant’Egidio, 
“un movimiento de laicos, que cuenta con más de 60.000 miembros, dedicados a la evangelización y la caridad, en Roma, Italia y en más de 73 países de todo el mundo”, dice su sitio web.

Durante la visita del pontífice a Lesbos, hubo escenas conmovedoras.

Algunos de los refugiados rompieron en llanto. Muchos niños tomaron fotos del papa con sus teléfonos celulares y varios estrecharon la mano del obispo de Roma.

En el puerto, Francisco oró por “todos los hombres, mujeres y niños que han muerto después de salir de sus países de origen en busca de una vida mejor”.

El Papa consoló a los refugiados con quienes se reunió, compartiendo un mensaje de empatía.

“He querido estar aquí hoy para hablar con ustedes y decirles que no están solos. Han soportado mucho sufrimiento en su búsqueda de una vida mejor”, subrayó el pontífice.

“Ustedes han hecho grandes sacrificios para sus familias”, agregó. “Que el mundo, el buen samaritano, venga en su ayuda con respeto a la dignidad humana”, dijo Francisco.

FUENTE