Charilene Cedeño, residente en Nueva York, fue al país a someterse a una liposucción de abdomen y espalda en la clínica del médico Edgar Contreras

SANTO DOMINGO –  Familiares de Charilene Cedeño, que vino desde Estados Unidos a practicarse una liposucción en espalda y abdomen, y que falleció durante el procedimiento, acusará a la Clínica de Cirugía Plástica Contreras de incurrir en una “mala práctica médica” que llevaron a la muerte a la joven de 23 años.

Yosira Cedeño, hermana de la joven fallecida, aseguró a El Diario que el médico cirujano Edgar Contreras, propietario de la clínica, informó a la familia que la joven “murió de un paro cardio-respiratorio, pero cuando él la internó el jueves ella estaba bien”.Cedeño recordó que su hermana residía en Nueva York y trabajaba como “asistente médico”. Explicó que la muchacha llegó el domingo a la ciudad de La Romana (este), donde reside la familia, y que su padre, Máximo Cedeño, la recogió en el aeropuerto.Indicó que, en los días siguientes, la joven vino a la capital a someterse a chequeos médicos y que pagó unos US$2,500 por la liposucción. La hermana contó además, que Tiffany Concha, amiga de su hermana, vino con el mismo propósito, pero que no se sometió a cirugía luego del fallecimiento de la joven. De su lado, el padre de la joven acudió a la Funeraria Blandino para tramitar el envío del cadáver de su hija a EEUU, en donde será sepultada.El hombre lamentó que las autoridades permitan seguir ejerciendo la Medicina al doctor Contreras, quien ha tenido varios casos de muertes de pacientes. “Queremos que en este caso se camine por el camino correcto y nosotros pedimos a las autoridades que se haga justicia”, dijo el padre.

Charilene Cedeño 3

Contreras cobró fama hace varios años por los problemas judiciales que confrontó debido a la muerte de algunas de sus pacientes.“Yo no entiendo cómo las autoridades han permitido que un señor así (como Edgar Contreras) esté laborando”, indicó Erick, hermano de la joven fallecida. “Lamentamente ya mi hermana murió, no la van a revivir, pero yo quiero que se haga algo”, añadió entre sollozos.

Otras víctimas

En febrero pasado, la Fiscalía del Distrito Nacional clausuró el Centro de Cirugía Plástica y Especialidades Santo Domingo (CECIP) después de que falleciera la estadounidense Venus Christina O´ Neil, de 35 años, quien residía en Hawaii y vino al país a realizarse una liposucción.

Las autoridades también procedieron contra el Instituto de Adelgazamiento y Estética del Cuerpo (IDEAMEC), de Santiago (Noroeste), después del fallecimiento de Ely Estephanie Peña Placencio, de 24, y Sara de los Ángeles Martínez Rodríguez, de 39.Los escándalos provocados por las citadas muertes llevaron a los directivos de laSociedad Dominicana de Cirugía Plástica, Reconstructivas y Estética (Sodocipre) a denunciar, en marzo, que unas 300 personas sin la preparación académica necesaria –incluyendo enfermeros, camilleros, practicantes, estudiantes de medicinas– realizan procedimientos estéticos en el país.

FUENTE