image

 

Si tu cara tiene un aspecto cansado, con un tono apagado y sin luz, sin duda necesitas un plan détox para poder depurarla. A continuación te vamos a proponer una serie de tratamientos específicos para lograr purificar tu rostro, pero ten en cuenta que la alimentación es muy importante.

La piel de tu rostro

Una mala alimentación, la falta de sueño, el exceso de maquillaje, el estrés, la contaminación, etc., sin duda acaban dañado la piel y las consecuencias más visibles son un rostro sin luz, apagado, con arrugas prematuras y con ojeras. Para recuperarlo puedes poner en marcha un plan para depurarte, que debe comenzar bebiendo la mayor cantidad de agua posible.

Tener una piel luminosa y radiante, además de ser una cuestión de genética y de someterse a diferentes tratamientos, se debe también al hecho de llevar una alimentación adecuada y una vida sana, puede conseguirse primeramente consumiendo mucho líquido.

Sin duda el agua es la mejor bebida para lograr hidratar la piel a la vez que el organismo. Cualquier infusión o un té, especialmente el té verde, resultan también ideales para completar esta ingestión necesaria de líquidos que el organismo necesita, además de que la piel lo agradecerá mostrando un aspecto mucho más saludable.

En el plan détox se debe incluir también un caldo depurativo que se debe ingerir antes de la comida y de la cena, que debe consistir en ingredientes como verduras, frutas, alimentos frescos preparados con aceite de oliva virgen extra. Se deben evitar las grasas, los fritos, los alimentos refinados y los dulces en general.

Un ritual de belleza de lo más purificador

Además de la alimentación, se puede complementar el plan détox con unos específicos cuidados de la piel.

Entre ellos la limpieza resulta fundamental cada día, pero en el momento en que decidas llevar a cabo tu plan para depurarte, lo más aconsejable es hacer una limpieza mucho más profunda. Para ello puedes ayudar de un cepillo facial con el que hacerte una exfoliación que te ayudará a eliminar mucho más fácilmente las toxinas y las células muertas de la piel. Una vez hayas realizado la exfoliación con tu producto preferido, que puedes comprar o incluso realizar en tu propio hogar, debes aplicar una mascarilla depurativa para terminar con una buena crema hidratante. Además este será el momento perfecto para usar algún tipo de cosmético especial como por ejemplo un aceite facial, ya que la piel se encontrará mucho más receptiva para aprovecharse de los beneficios de estos ingredientes.

Lo ideal es aplicar el plan détox una vez a la semana y de esta manera comprobarás como tu piel va recuperando la luminosidad natural a la vez que irán desapareciendo los puntos negros, las ojeras y el tono apagado. Convierte tu plan détox en una rutina y verás como en muy poco tiempo empezarás a notar los resultados deseados.

Fuente