JCE

SANTO DOMINGO. Un nuevo planteamiento se le llevó a monseñor Agripino Núñez Collado para salvar el diálogo entre los partidos políticos, y que produzca el regreso de la oposición.

La alternativa sería duplicar el plazo de 60 días a 120 para escoger a los nuevos miembros de la Junta Central Electoral (JCE).

La propuesta se presentó ayer en un encuentro con Núñez Collado, representantes de la Sociedad Civil y organizaciones del bloque oficialista que encabeza el Partido de la Liberación Dominicana (PLD).

Núñez Collado indicó que “ojalá que no prime el espíritu pasional por el bien del país, y para que este país pueda continuar progresando, resolviendo los problemas sociales tiene que labrarse una vía de que se pueda conversar pensando más en el país que en los intereses grupales”.

Dijo que la paz social es responsabilidad de todos, por lo que espera que se reintegre el bloque opositor “porque lo que está en la agenda de discusión es muy importante para la paz social y para la gobernabilidad institucional del país”.

El secretario general del PLD, Reinaldo Pared Pérez, aseguró que desde el inicio, la oposición estuvo interesada en barajar los nombres de los integrantes de los órganos electorales, pero nunca se interesaron por las leyes Electoral y de Partidos.

El vicepresidente del Consejo Nacional de la Empresa Privada (CONEP), Rafael Paz, señaló que los temas que se están tratando son fundamentales para fortalecer la institucionalidad democrática y preservar la paz social en el país.

“Estos temas no pueden someterse a la lógica de contradicción de los partidos políticos, este escenario no se puede politizar. El país necesita una Ley Electoral, una Ley de Partidos e instituciones electorales independientes”, dijo.

En el encuentro estuvieron, además, Rafael Alburquerque, dirigente del PLD, Víctor Gómez Casanova y Salim Ibarra, del Partido Revolucionario Dominicano (PRD); Servio Tulio Castaños, vicepresidente de la Fundación Institucionalidad y Justicia (Finjus); y Enrique Noboa, presidente del Centro Juan XXIII.

FUENTE