image

 

Estoy segura de que alguna vez has escuchado hablar de los alimentos con probióticos. Pero, ¿sabes qué son? Se trata de unas bacterias vivas que son buenas para la salud -sobre todo la del sistema digestivo.

¡Una anotación! Si bien asociamos la palabra “bacteria” con diferentes enfermedades, en este caso, por el contrario, son muy útiles para mantener el buen funcionamiento de los intestinos. Pero, ¡esto no es todo!

¿Cuál es su función y qué tipos de probióticos existen?

Los probióticos reducen la cantidad de bacterias perjudiciales que se encuentran alojadas en los intestinos y evitan, de esta forma, diferentes infecciones y otro tipo de problemas. En otras palabras, contribuyen a mantener en equilibrio el sistema digestivo.

Hasta ahora se conocen dos tipos de probióticos. Los lactobacillus son los más comunes, y se encuentran en el yogur y otros alimentos fermentados. Muchos de ellos ayudan en los trastornos de diarrea y también a aquellas personas que tienen intolerancia a la lactosa.

El otro probiótico conocido es el bifidobacterium que también se lo puede encontrar en algunos productos lácteos y colabora con el alivio de los síntomas del síndrome de colon irritable.

¿Qué problemas tratan?

Los probióticos tratan ciertas enfermedades y condiciones comunes tales como la enfermedad inflamatoria intestinal, la diarrea infecciosa causada por virus, bacterias o parásitos, o la que se produce por el consumo de medicamentos y antibióticos.

Otras investigaciones demuestran que también son beneficiosos para el alivio de los síntomas no estomacales tales como los eccemas en la piel, las infecciones urinarias o vaginales, así como para promover la buena salud bucal. Como si todos estos efectos positivos no alcanzaran, los probióticos también colaboran el la prevención de alergias y resfriados.

¿Son seguros?

Por lo general, los probióticos son muy seguros, pero el consumo en exceso puede traer algunas complicaciones muy leves como malestar estomacal, gases y distensión abdominal durante un par de días e inclusive pueden provocar alergias.

¿Qué alimentos contienen probióticos?

Existe una muy variada diversidad de alimentos que contienen probióticos. El más conocido es el yogur, pero también puedes encontrarlos en el kéfir, el chocolate negro, el chucrut, las micro algas, la sopa de miso, los pickles (sobre todo los pequeños pepinillos verdes), el tempeh, el kimchi (una especie de chucrut asiático) y en el té de kombucha.

Fuente