Posible feminicidio conmociona al Barrio Arenoso

Yerubi Ruiz de la Paz salió de la casa de sus padres el pasado viernes, pasadas las siete de la mañana, en atención a una llamada telefónica que le hizo su expareja Julio de los Santos, porque al parecer uno de sus hijos estaba mal de salud y desde entonces más nadie ha sabido de ella.

Esa fue la última ocasión que sus padres y algunos de los hermanos tuvieron oportunidad de verla, tal y como lo relató su madre Santa de la Paz Pérez, quien aun visiblemente consternada y con lágrimas en sus ojos aseguró que a su hija la mataron, la picaron en pedazos y luego la quemaron.

“A mi hija me la mató Julio, por eso sólo espero que se haga justicia y que pague por el terrible daño que le ha hecho a mi familia”, dijo.

Y es que la joven, madre de tres niños y una niña, salió apurada a ver qué tenía uno de sus pequeños y se dirigió hacia “La Finquita”, una parcela ubicada en el kilómetro 22, lugar donde vivió con su expareja hasta hace poco, cuando decidió separarse de él, debido a las múltiples agresiones que sufría.

El presunto implicado en la desaparición, no sólo llamó a Yerubi a la parcela, sino que además el sábado, en horas de la mañana, visitó a la señora Santa a quien le pidió un café y le dijo que su hija lo había abandonado por otro hombre y que no sabía nada de ella.

Posteriormente, a las 09:00 de la noche, llamó al padre de la joven y con un tono de voz como si estuviese embriagado, le dijo que se iba a quitar la vida, porque Yerubi lo había dejado.

Debido a que la joven no aparecía y ante las sospechas de que algo malo le había sucedido, los familiares decidieron ir a la finca y activaron un plan de búsqueda, logrando dar con un macabro hallazgo: restos de un cráneo y trozos de huesos y piel, recientemente quemados, que al parecer eran los restos del cadáver de la joven desaparecida.

Los restos humanos se encontraron en una zona enmontada, esparcidos a unos 120 metros de la casa donde vivió la pareja, algunos enterrados y otros bajo las cenizas de lo que había sido una fogata.

Procuraduría investiga por presunto asesinato

Frente a este hecho, el procurador Fiscal Titular de Bonao, Joel López, explicó que los restos encontrados fueron enviados al Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif), aunque aseveró que hay una fuerte evidencia que indica que se trata de una mujer. “El proceso por este caso va bastante avanzado, se han solicitado órdenes de arresto y se están trabajando temas de inteligencia informática y esperamos tener más detalles en 24 horas”, dijo.

FUENTE