Cristina Fernández -Argentina-Presidenta-Cargos-RACCOON KNOWS

Un juez argentino le dio luz verde al procesamiento penal de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner por el delito de “administración infiel en perjuicio de la administración pública”, informa el Centro de Información Judicial de ese país.

Se trata de la causa por la venta del dólar a futuro al final del segundo mandato de Fernández de Kirchner, una operación que habría sido perjudicial para el Estado. El procesamiento significa presentar cargos formales.

El juez Claudio Bonadio ordenó trabar un embargo sobre sus bienes por 15 millones de pesos y también procesó al exiministro de Economía Axel Kiciloff, al expresidente del Banco Central Alejandro Vanoli y otras 12 personas.

Para el juez la maniobra constituiría una defraudación a las arcas públicas debido a que celebraron contratos con un valor del dólar —menor— que no se sostuvo tras la devaluación de enero en el mandato de Mauricio Macri.

La defensa de la exmandataria y los otros imputados dice que el Banco Central es una entidad autónoma que no depende del Ejecutivo y que la devaluación la realizó el gobierno de Macri, no el de Fernández.

Es la primera causa en que Fernández —investigada en otros casos— tiene cargos formales.

La resolución del juez sobre la intervención de Cristina Fernández de Kirchner y Axel Kicilloff dice que es “es impensable que una operación financiera de esta magnitud, en la cual en menos de 45 días hábiles se abrieron posiciones del B.C.R.A. de U$s 5.000 millones a U$S 17.000 millones (de dólares), que tendría claros efectos económicos y políticos en un futuro inmediato, sea desarrollada sin la aprobación expresa del más alto nivel de decisión económico y político del Poder Ejecutivo Nacional”.

“Resultó evidente que la entonces Presidente de la Nación impartió instrucciones –que sin duda fueron elaboradas conjuntamente- a su Ministro de Economía para que esta operación financiera se lleve a cabo, procediendo éste a su vez a impartir directivas a los funcionarios del B.C.R.A. y por supuesto, a los directores de la C.N.V., todos los cuales –es preciso resaltarlo- eran totalmente intercambiables en caso de disidencia con la orden, o en el caso de ser remisos al acatamiento”, dijo.

FUENTE