Procuraduría

SANTO DOMINGO. La Procuraduría General de la República abrió una investigación sobre las supuestas empresas “offshore” en Panamá vinculadas a dominicanos.

Francisco Domínguez Brito, procurador General de la República, dijo que formalizaron una solicitud de cooperación jurídica internacional en materia penal al Estado panameño, para determinar si existen dominicanos con cuentas especiales en el caso denominado “Papeles de Panamá”.

“Formalmente con esta solicitud de cooperación y de información del Ministerio Público panameño comenzamos una investigación sobre dichos documentos y los impactos que pudieran tener con la República Dominicana”, informó.

Explicó que se darán a conocer todos los nombres, tanto de empresas como de personas jurídicas, con cuentas especiales, y que hayan realizado algún tipo de maniobra tendiente al ocultamiento, a la evasión fiscal, lavado de dinero o algún tipo de negocio oculto que puedan hacer presumir la ocurrencia de algún hecho criminal.

Espera ya sea de manera formal con las investigaciones que se puedan abrir en Panamá o a través de este grupo de periodistas internacionales que tienen a su cargo el análisis de cada uno de los países, se puedan poner también las informaciones a disposición de la opinión pública para poder identificar los que podrían incurrido en evasión fiscal.

Entiende que en este caso se estaría frente a operaciones probablemente realizadas desde hace más de 20 años, y aclaró que hay muchas empresas dominicanas serias que han abierto compañías en Panamá, y realizan sus operaciones de manera lícita. Señaló que este caso evidencia la necesidad de una mayor comunicación entre Estados para promover la transparencia.

¿Offshore criollos?
La mayoría de las empresas dominicanas identificadas en los “Papeles de Panamá” como supuestas offshore fueron cerradas, y las personas o empresas tienen vínculos con entidades offshore que también ya no existen, que fueron registradas con igual dirección en Islas Vírgenes Británicas y en la Florida, en Estados Unidos.

La empresa Portcullis TrustNet (BVI) Limited, establecida en Islas Vírgenes Británicas es identificada como proveedora más grande del servicio offshore vinculadas con el país. Según la investigación hecha por DL, forma parte de un consorcio de empresas que tienen filiales en otros nueves destinos del mundo.

La lista de personas o entidades offshore dominicanas está encabezada por el Banco de Desarrollo del Este, que funcionaba en La Romana, y fue cerrado el año pasado. Aparece como su principal cliente la empresa Ovington International Limited, también clausurada, y que estaba radicada en Islas Vírgenes Británicas. Sin embargo, sobre esa empresa figura Quinto Degano como su director, cuya dirección está ubicada en Casa de Campo, La Romana.

El Banque Cantonale Vaudoise, ubicado Lausanne, Suiza, es otro banco que aparece en la lista criolla, aunque figura en el banco de datos de la investigación periodística con una dirección en Santo Domingo.

Catalina Yangüela de Rodríguez también aparece en la lista como accionista de Bali Premier Limited, aunque la dirección de Yaguela de Rodríguez esta en Santo Domingo la de la empresa corresponde con la Florida. Figuran como su cliente principal Corporate Creations International y como socios a José A., Laura, Romas y Luis Rodríguez Yangüela y la empresa Management Gruip Limited. Corporate Creations International tiene 375 clientes principales offshore radicados en la Florida.

Paraíso fiscal
La oficina de abogados Mossack Fonseca trabajó con intermediarios en más de 100 países.

Sus clientes más activos por el número de offshore son Hong Kong, Suiza y Reino Unido.

Según el Consorcio Internacional de Periodistas (ICIJ) cuando en las Islas Vírgenes Británicas reprimieron las acciones al portador en el 2005, Mossack Fonseca dejó de usar ese destino. Se trata de uno de los paraísos fiscales más famosos..

Además, el Banco HSBC en Suiza figura entre los principales bancos donde se abrían cuentas de empresas offshore, lo que habrían hecho los 16 vínculos criollos señalados.

FUENTE