Profesores Universidad de Puerto Rico estudian erosión en playas de Punta Cana

SANTO DOMINGO. Científicos de la Universidad de Puerto Rico estudian las condiciones geomorfológicas de las playas de Bávaro-Punta Cana, para determinar si experimentan los mismos problemas de erosión que las de esa isla vecina, según una reseña del diario El Nuevo Día.

De acuerdo con la información, la oceanógrafa Maritza Barreto, del recinto de Río Piedras, y el climatólogo Rafael Méndez Tejeda, del recinto de Carolina, se enfocan en 10 playas de Bávaro-Punta Cana y en el impacto en ellas del cambio climático y de las actividades antropogénicas (del ser humano).

La investigación se inició en marzo pasado y se extenderá por unos tres años e incluye trabajos “en el campo” y “a nivel histórico”, dijo Barreto, al explicar que esto último se hará analizando fotos aéreas e imágenes de satélite.

“Creamos tres estaciones en cada una de las 10 playas, en las que, por los próximos años, mediremos el ancho, la elevación y los sedimentos. Con las muestras de sedimentos podemos estudiar cómo cambian el tamaño del grano y la composición; cómo cambia la energía y de dónde viene la arena. Al final, con los datos que obtengamos podremos saber cuán rápido se están erosionado las playas y si, en efecto, es una erosión continua o temporal”, explicó Barreto en declaraciones al Nuevo Día.

Méndez Tejeda destacó que la investigación también pretende comprobar que la erosión en las playas de Bávaro-Punta Cana puede relacionarse tanto con actividades humanas como con sistemas atmosféricos.

La reseña del diario indica que históricamente, los problemas de erosión suelen asociarse con eventos de marejada ciclónica provocada por tormentas tropicales y huracanes y que , no obstante, el trabajo de Barreto por los últimos cinco años en playas de Manatí, Loíza y Carolina, entre otros municipios del norte de Puerto Rico, ha demostrado, por ejemplo, que las marejadas que producen los frentes fríos son la principal causante de erosión.

Los estudios de Barreto también han demostrado que en algunas playas ha habido “acreción”, es decir, ganancia de sedimentos (lo opuesto a la erosión).

“En Puerto Rico se ha hablado mucho de las marejadas por los ciclones tropicales y no se toma muy en serio los sistemas de frente frío, que son más recurrentes. Hasta ahora, no había podido asociarse esos cambios de playa con erosión por marejada de frentes fríos”, dijo Méndez Tejeda, quien reiteró que “la idea” con la investigación iniciada en marzo es correlacionar lo que está pasando en las playas puertorriqueñas y dominicanas.

“Las playas de Bávaro-Punta Cana son largas (extensas), pero bien diversas morfológicamente, lo que las hace bien parecidas a las de Puerto Rico. ¿Y por qué Bávaro-Punta Cana? Aparte de ser un polo turístico que necesita ser preservado, las playas tienen más o menos el mismo oleaje que aquí; esa parte este de la República Dominicana se parece mucho a Loíza”, abundó el climatólogo en declaraciones a El Nuevo Día.

FUENTE