Valverde
ESPERANZA (Valverde). Decenas de ancianos, jóvenes y niños tuvieron que ser atendidos en centros de salud públicos y privados de este municipio, luego de que agentes policiales lanzaran bombas lacrimógenas contra los miembros del Frente de Lucha Popular (FALPO), que paralizaron todas las actividades por 24 horas en reclamo de servicio de agua potable, arreglo de calles, cese de los apagones y liberación del vocero del FALPO.

Asimismo, se originaron varios enfrentamientos entre los agentes policiales y miembros del FALPO, sin que ninguna persona resultara herida de bala. Los servicios públicos se demandan para las comunidades de Damajagua, Jicomé y Línea A.

Los moradores de la calle La Azucarera relataron que entre las 8:30 y 9:00 de la mañana de este jueves, los agentes policiales lanzaron allí entre 15 y 20 bombas lacrimógenas, además de los disparos indiscriminados que hicieron.

“Yo estaba con mi niña en la sala de la casa y tuve que salir huyendo, ya que cayó una de esas bombas en la galería, gracias a Dios no hubo mayores consecuencias”, comentó el reportero radial José (la J) Torres, residente en la casa número 15 de La Azucarera.

Mientras que el obrero Marino Mejía, perteneciente a una iglesia evangélica, cuestionó que los agentes policiales hayan hecho disparos de forma indiscriminada y lanzaran varias bombas a su casa.

Varios jóvenes que transitaban por la principal avenida de la localidad fueron detenidos para fines de investigación.

Además del reclamo de que mejoren los servicios, el FALPO pide la cancelación del coronel D’ Aza y la fiscal adjunta Aida Medrano, así como la puesta en libertad de su vocero, Rubén Mercado.

El vocero del grupo popular está acusado de haber participado de un homicidio en la comunidad de Damajagua y recientemente se le dictó tres meses de prisión como medida de coerción.

Las actividades comerciales, del transporte público y la docencia son nulas. El paro concluye este viernes a las seis de la mañana.

FUENTE