image

 

El agua micelar fue creada hace unos 100 años en Francia pero en los años 90 se comenzó a comercializar con más afluencia. Comenzó como un secreto bien guardado por los expertos en belleza parisinos pero hoy se vende alrededor del mundo y tú puedes tenerla y aprovechar de sus fabulosos efectos. Pero, ¿qué es?

Agua micelar, ¿de qué se trata?

Es un producto que parece mágico pero que tiene sus bases en hechos científicos, como cada avance en belleza. Su fórmula se compone de micelas, que son unas pequeñas moléculas de aceite en suspensión en agua blanda. Las mismas son atraídas a la suciedad y la disuelven, dejando como resultado una piel de seda totalmente limpia.

Cómo funciona?

El agua micelar no es un tónico ni una leche de limpieza. Tampoco se compara con las toallitas desmaquillantes. Es algo totalmente distinto, sin químicos agregados y realmente natural, que no solo te libera de la suciedad de la cara sino que te deja la piel increíble.

Para utilizarla solo debes remojar un algodón en el agua micelar y barrer todo tu rostro con el mismo. Verás que el resto de maquillaje y la suciedad se eliminan y lo mejor de todo es que no requiere enjuague. ¡Parece mágica!

El uso del algodón juega un papel preponderante en el proceso, puesto que el algodón es hidrofílico, actúa en conjunto con el agua micelar para proceder como un imán sobre la suciedad.

Lo que se recomienda es que si llevas maquillaje demasiado duro, como varias capas de máscara para pestañas waterproof, quizás debas retirar primero con desmaquillante en esas zonas para terminar con tu agua mágica.

¿Quién puede usar el agua micelar?

El agua micelar es perfecta para todo tipo de piel, en especial las utra secas o irritadas, como las acneicas. Por lo tanto, no hay contraindicaciones y todas podemos usarla.

La marca Bioderma es la más famosa para este tipo de producto, aunque poco a poco la competencia se ha encargado de producirla para que llegue a todo el mundo y sea más accesible.

Fuente