bloodline_raccoonknows.com.jpg

¡¡¡SPOILERS!!! ¡¡¡¡DETALLES DE LA PRIMERA TEMPORADA Y LO QUE ESTÁ POR LLEGAR!!!!

Si buscáis un drama sólido que poder descubrir esta temporada, os recomendamos uno de los recientes estrenos de Netflix Bloodline, al que ya se le ha renovado para una segunda temporada y de la que podemos comenzar a daros detalles.

Puede que no sea hasta de aquí a un año cuando veremos el regreso de la familia Rayburn hasta dentro de un año, pero Tod Kessler, productor ejecutivo de la serie ya ha comenzado a explicar lo que ha está por llegar.

La serie de Netflix cerró la primera temporada, con un adiós, la del personaje de Danny Rayburn (Ben Mendelsohn) pero aunque este sea cosa del pasado, todavía formará (y afectará) parte del futuro de la familia protagonista.

“Estamos ahora en el punto de partida desde donde esta historia puede crecer”, explica el co-creador y productor ejecutivo Todd A. Kessler a The Hollywood Reporter. “Y no solo llevará al público sino también a los personajes a través de un tremendo viaje para llegar a un lugar en el que tendrán una comprensión de por qué sus hermanos han hecho lo que han hecho en relación con Danny.”

La primera temporada de la serie terminó con John (Kyle Chandler) matando a su problemático hermano Danny tras una acalorada discusión y aunque no sabemos exactamente qué pasará sí que se confirma que la influencia de Danny y su asesinato repercutirán, evidentemente, en el futuro de todo.

“La primera temporada realmente se centra en la familia y estos personajes y los lleva en esencia a una línea de salida”, reitera Kessler. “Ahora los tres hermanos son responsables de, bueno, uno es responsable de un asesinato y los otros dos son responsables de cubrirlo. Así que sus vidas han cambiado para siempre debido a eso. Habrá una exploración de los efectos que tiene el llevar una doble vida en la familia “.

Al entrar en la segunda temporada, la familia Rayburn estará todavía recuperándose de dos grandes pérdidas. Antes de la muerte de Danny, el patriarca Robert Rayburn (Sam Shepard) falleció en el quinto episodio, algo que siempre fue planeado como el fin de de acto para los primeros episodios, por muchos a los que hemos visto la primera temporada completa nos sorprendiera del todo.

“Hay un centro de gravedad alrededor del patriarca y la matriarca de la familia. Y si se quita ese centro de gravedad,básicamente lo que hacemos es que todo el mundo mirará a John para que tome ese rol”, explica Kessler sobre el impacto de la muerte de Robert. “Y también permite cosas que nunca se podrán resolver, ahora que Robert está muerto.”

netflix-s-thriller-bloodline-starring-kyle-chandler-raccoonknows.com.jpg

A raíz de la muerte de Robert, Danny se convierte en una persona más aterrador para sus hermanos en la primera temporada de modo que su final aunque inesperado sí que sorprende mucho menos.

“Hay una cierta inevitabilidad de cómo se desarrollaron las cosas. Yo también creo que Danny es la creación de la inevitabilidad. Él está provocando eso”,explica también el co-creador y productor ejecutivo Daniel Zelman. “No creo que él estuviera pensando específicamente que quería que le mataran para que ellos (sus hermanos) tuvieran sangre en sus manos, pero yo creo que él los está empujando a un lugar extremo. Porque él quiere que ellos, y especialmente John, quiere demostrar que John no es tan l bueno como el mundo piensa que es, y cree que  John es capaz de recibir un empujón para ser derribado de su pedestal. Pero esto, en última instancia, se vuelve contra él, porque él es asesinado “.

Ahora que John tiene sangre en sus manos, Kessler dice que el ritmo de la serie se acelerará en la segunda temporada.

“Sabíamos que nos habíamos estado tomando nuestro tiempo con la narración y conforme avanzaba la temporada, se convertía en un thriller. Así, en la segunda temporada, ya no estamos en ese lugar”, explica. “Hay una oposición muy caliente ya que han matado a alguien. Creo que ahora tenemos una mayor flexibilidad en nuestra historia porque algo que ya sabemos que ha ocurrido es algo preocupante para estos personajes”.

Una cosa que veremos claramente en los nuevos episodios de Bloodline, es que la tensión entre los tres hermanos implicados en el asesinato de Danny irá en aumento; entre ellos y con aquellos que no conocen la verdad. De hecho en el final de la primera temporada, la matriarca de la familia, Sally Rayburn (Sissy Spacek), parece estar decidida a averiguar lo que pasó cuando el detective Potts (Frank Hoyt Taylor) le dice que sus hijos le están mintiendo.

“Una de las cosas divertidas sobre la segunda temporada, es saber exactamente que es lo que él sabe y cómo lo sabe y lo que va a hacer con esa información con respecto a  Sally”, ha dicho el co-creador y productor ejecutivo Glenn Kessler. “Eso es ciertamente un hilo que va a seguir adelante y crear peligro para los hijos.”

Aunque Meg (Linda Cardellini) dejó la puerta abierta para un cambio de escenario en Nueva York a finales de la primera temporada, Glenn Kessler dice que va a resultar difícil para este personaje, separarse de su familia.

bloodline-season-1-06-raccoonknows.com

“Esta es una familia cuyas vidas están tan entrelazados. Todo el mundo tiene sus tentáculos en todos los demás. No hay nadie que sea capaz de alejarse y vivir su propia vida y eso es algo obvio para Meg que está desesperada por tratar de empezar a hacerlo. Parte de la tensión para su personaje es la lucha y lo que hace con lo que se debe así misma y a su familia en este momento de su vida y cuál es la responsabilidad de ellos “, explica.

Una de las semillas plantadas en la primera temporada que podría arrastrar a Meg de nuevo en el drama es como John utiliza su discurso, a través de la voz en off tejida a lo largo de la temporada, para involucrarla en el motivo del por qué Danny se volvió en contra su familia.

“En el tercer episodio, John habla acerca de Meg, y algo de esto podría desarrollarse en las próximas temporadas, así, que cometió un error y tal vez ella no debería haber hecho lo que hizo. A lo que él se refiere es cuando al final de la temporada Meg ha decidido desheredar a Danny y no contar con él en el negocio”, dice Zelman. “Lo que esto supone para John, podremos escucharlo en el futuro, ya que John va a crear un motivo de por qué Danny se volvió contra ellos, así que John algún día podría decirle a la gente: ‘Bueno, mi hermana hizo esta cosa y creo que por eso se enojó y creo que por eso empezó a vender drogas. … Él se salió de sus cabales. John estará tratando de añadir detalles que existen en la vida real de la familia, de modo que si alguien de fuera les mirara pensaría, ‘Oh, mira que honesto es John”.

De todos modos, el discurso en off de John y sus intenciones de manipulación (hacia nosotros) no será algo tan evidente y veremos como se desarrolla en la nueva y futuras temporada.

Por otro lado, la muerte de Danny también afectará a las relaciones entre los hermanos restantes, según explica Glenn Kessler.

“Por primera vez en sus vidas, que no tienen este remanso  de la oveja negra. Ellos no tienen esta fuerza unificadora en sus vidas que hace que sus problemas no sean tan difíciles, pueden mirar hacia afuera y darse de que todos estaban estar unidos mientras se ocupaban de él “, dice. “Ahora tienen que lidiar con los demás de una manera real por primera vez en sus vidas y la rivalidad entre hermanos y resentimientos y frustraciones y todo tipo de cosas históricas que ha estado oculta debido a la presencia de Danny ya no podrán esconderse más.

La producción de la segunda temporada comenzará a finales de agosto o principios de septiembre, Todd Kessler avanza entonces que Bloodline podría estar de vuelta en Netflix en el segundo trimestre de 2016, o “probablemente en mayo.”

Cabe añadir que Kessler explica que cuando vendieron la serie, lo hicieron con un plan para seis temporadas de modo que si siguen con las ideas tan claras podemos estar frente a un drama duradero en el portal streaming.

FUENTE