image

 

Cuando uno incluye en sus planes tener un bebe, es sumamente importante comenzar a cuidarse. Hay que intentar estar a pleno, en el mejor estado físico y nutricional posible, antes de encargar un bebe a modo de procurar que todo transcurra del modo más satisfactorio posible (por más información acerca de la importancia de ponerse en forma antes del embarazo ver este artículo de vivirsalud).

Uno de los hábitos fundamentales que debe incorporar toda futura embarazada en busca de mejorar su estilo de vida, es el consumo de acido fólico. El ácido fólico es una vitamina que se encuentra en forma natural en muchas frutas, verduras y cereales y resulta esencial para el bebé, porque ayuda a la formación del tubo neural, o sea, para la parte del embrión que posteriormente va a convertirse en el cerebro y en la médula espinal de nuestro futuro pequeñito.

Incorporando acido fólico en nuestra dieta, evitamos inconvenientes en la formación de ese tubo neural. Cuando el tubo neural no llega a cerrarse, los bebés nacen con un serio defecto de nacimiento llamado defecto del tubo neural (NTD, por sus siglas en inglés). Y lo que es peor, muchos embarazos afectados por esta enfermedad no concluyen en partos felices y terminan en abortos espontáneos o en nacimientos de niños sin vida.

En los Estados Unidos cerca de 2.500 niños nacen cada año con defectos del tubo neural. Y entre los distintos grupos étnicos, quienes más le padecen son los latinos y los blancos.

Los dos tipos de NTD’s más frecuentes, son la espina bífida y la anencefalia. La espina bífida, es una de las principales causas de discapacidad infantil y la anencefalia, sucede cuando el bebé nace con el cráneo y el cerebro muy poco desarrollados.

Afortunadamente, prevenir esta enfermedad es muy sencillo. Los estudios demuestran que si todas las mujeres tomaran ácido fólico antes de la concepción y durante los primeros meses del embarazo, el número de bebés nacidos con NTD disminuiría hasta en un 70%.

La clave esta en consumirlo antes de quedar embarazada, es allí cuando esta vitamina tienen sus efectos. Es una medida preventiva, y por prever debemos comprender antes de. Hay que comenzar su consumo antes del embarazo y continuarlo tomando durante las primeras semanas, cuando el tubo neural está aún en proceso de convertirse en el cerebro y médula espinal del bebé.

La mejor manera de de consumir la cantidad de ácido fólico necesaria, es tomando diariamente una multivitamina que contenga 400 microgramos de este compuesto, y consumiendo una dieta balanceada y rica en acido fólico, alimentos como jugo de naranja, verduras, y cereales fortificados.

Algo tan sencillo y a su vez tan beneficioso futuras mamis, no tiene excusa. Por tanto, cuando anoten en su agenda mental “quedar embarazada”, agreguen junto a la anterior nota la siguiente posdata: “consumir asido fólico”.

Fuente