Danilo Medina - Reelección se ha llevado a cinco aspirantes

SANTO DOMINGO. El presidente Danilo Medina tomó una decisión política que pocos creían iba a cambiar tan drásticamente el panorama electoral del país, que era muy distinto hasta la reunión del Comité Político del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) del pasado 19 de abril.

El “huracán” de la reelección se llevó a su paso las aspiraciones del expresidente Leonel Fernández, así como las precandidaturas de Reinaldo Pared Pérez, Francisco Javier García, Temístocles Montás y Radhamés Segura.

Los pactos que se están fraguando en el horizonte político indican que también sacó del camino la candidatura presidencial de Miguel Vargas, por el Partido Revolucionario Dominicano (PRD) y podría hacerlo con la del Partido Reformista Social Cristiano (PRSC), más temprano que tarde.

A pesar de que se prevé un acuerdo, el presidente del PRSC, Federico Antún Batlle, asegura que esa organización se prepara para librar una “batalla ardua y dura porque el barco colorao está tomando su ruta para avanzar a todo vapor”.

Para muchos analistas, antes del 19 de abril en el escenario hacia las elecciones del 2016 se figuraban los expresidentes Leonel Fernández e Hipólito Mejía como seguros candidatos presidenciales rivales.

Pero el mandatario, sin referirse públicamente ni explicar las motivaciones por las que decidió desafiar al presidente del PLD, que aspiraba a una cuarta candidatura presidencial, ha logrado despejar los nubarrones de división que tenía su partido y hasta pactar una alianza para aprobar la reforma constitucional con el otrora antagónico PRD.

Hasta ahora, las cosas les van saliendo a pedir de boca en la arena política al presidente Medina, pero resta por conocer si finalmente será afectado considerablemente o no su amplio colchón de popularidad, por el proceso de reforma y las denuncias de la oposición, así como los pactos que implican repostular a los actuales legisladores y alcaldes del PLD y el PRD.

La meta del mandatario es lograr un “consenso” bajo la propuesta de “Gobierno de Unidad Nacional”, pero sus pasos a la vez han logrado dividir en dos bloques el panorama político, cohesionando a la oposición con un nuevo líder con pocos flancos por dónde atacarle y que ha venido en ascenso en sus simpatías, según la mayoría de las más reconocidas encuestadoras.

Proclamada la Constitución y logrado el primer gran objetivo, lo que sigue es que el Comité Político se reúna en los próximos días para trazar el calendario electoral de ese partido y elegir al candidato presidencial.

Se espera que sea convocado el Comité Central del PLD para elegir a la comisión electoral y definir allí mismo si habría otro precandidato que asuma el reto de competir contra el presidente Medina en un proceso de primarias.

El PLD ha elegido tradiconalmente a su candidato presidencial entre junio y julio, por lo que todo luce fríamente calculado por el mandatario y el sector que le apoya.

Además de Luis Abinader, son candidatos presidenciales Antún Batlle, por el PRSC; Juan Cohén, por el Partido Nacional de Voluntad Ciudadana (PNVC), y Guillermo Moreno está decidido a serlo de aprobarle el reconocimiento del partido Alianza País.

Resta por esperar la decisión de Max Puig, excandidato presidencial de Alianza por la Democracia (APD), y de Eduardo Estrella, pasado candidato presidencial del partido Dominicanos por el Cambio, pues todo indica que Amable Aristy proclamaría a Medina como candidato del Partido Liberal Reformista (La Estructura).

FUENTE