image

 

Uno de los problemas estéticos más comunes tanto en hombres como en mujeres son los poros agrandados, los cuales, además de darle una apariencia poco saludable a la piel, también tienden a bloquearse muy fácilmente, formando los molestos puntos negros.

Todas las personas en cierta medida tienen poros visibles que pueden dar lugar a la aparición de granos o espinillas; sin embargo, algunas han encontrado varias técnicas para ocultarlos o minimizarlos para que no afecten la belleza de la piel.

Hasta el momento no se ha podido definir una causa exacta para esta afección cutánea, pero se cree que podría deberse a factores genéticos, cambios hormonales y problemas de exceso de producción de sebo.

La buena noticia es que hay varios tratamientos que pueden ayudar a cerrarlos de forma natural, limpiándolos en profundidad para evitar la aparición de cualquier grado de acné. ¿Te gustaría conocerlos?

Pulpa de tomate

Una mascarilla de tomate regula el pH natural de la piel, facilita la eliminación de exceso de sebo y reduce el impacto de los radicales libres.

Sus propiedades antioxidantes y astringentes ayudan en el cierre del poro abierto y, de paso, le dan un aclarado natural a la piel.

¿Cómo utilizarla?

Corta un tomate fresco, retírale las semillas y aplica la pulpa por todo el rostro.

Déjalo actuar 10 minutos y enjuágate con agua tibia.

Clara de huevo y zumo de naranja

El uso de clara de huevo sobre la piel se ha hecho muy popular en nuestros días, ya que sus propiedades tonifican y reafirman, evitando problemas de flacidez.

Este ingrediente, combinado con la vitamina C de la naranja, hace una mascarilla astringente ideal para eliminar las células muertas de la piel y reducir los poros.

Ingredientes
1 clara de huevo
El zumo de una naranja

¿Cómo utilizarla?

Bate la clara de huevo y mézclala con el jugo de naranja hasta obtener un líquido homogéneo.
Aplícate la mascarilla utilizando un pincel, déjala secar sobre tu rostro y lávala con agua templada.

Sal y nata de leche

La sal es un ingrediente ideal para exfoliar la piel y facilitar la eliminación de piel muerta. Combinada con el ácido láctico de la nata de leche hace un buen remedio para minimizar los poros dilatados y reducir las impurezas.

¿Cómo utilizarla?

Mezcla una cucharada de nata (20 g) con una cucharadita de sal (4,6 g) y aplícala por las partes afectadas con suaves masajes circulares.

Déjala actuar durante 20 minutos y retira con agua tibia.

Cáscara de papaya

Aunque casi siempre la tiramos a la basura, la cáscara de papaya es una parte de la fruta rica en nutrientes y compuestos que pueden ser aprovechados para la salud de la piel.

¿Cómo utilizarla?

Frota la parte interior de la cáscara de papaya sobre las partes de tu rostro afectadas por los puntos negros, deja actuar por 20 minutos y retírala con agua fría.

Aloe vera

Esta planta es rica en nutrientes y propiedades que reducen el tamaño de los poros mientras regulan el pH de la piel.

Sus vitaminas, minerales y antioxidantes la hacen buena para hidratar y tonificar, evitando la aparición temprana de signos de la edad.

¿Cómo utilizarla?

Extrae el gel de una hoja de aloe vera, aplícalo por toda la cara y espera 20 minutos antes de retirarlo con agua tibia.

Limpiador natural de apio

Todos los días después de levantarte y antes de ir a dormir debes utilizar un limpiador o tónico natural con el fin de refrescar tu piel y eliminar el exceso de grasa acumulada.

El apio es un buen ingrediente para preparar este producto, ya que contiene vitaminas, minerales e importantes antioxidantes que apoyan la regeneración celular.

¿Cómo prepararlo?

Coloca a hervir un puñado de apio en medio litro de agua, déjalo reposar y viértelo en un frasco con atomizador. Aplícatelo cada vez que sea necesario.

¿Quieres conocer más? Lee: Rejuvenece tu cuerpo comiendo apio

Miel de abejas

Entre los beneficios medicinales de la miel de abejas encontramos importantes nutrientes y propiedades que mejoran el estado de la piel.

La miel tiene propiedades antimicrobianas y antibacterianas que disminuyen la presencia de bacterias que provocan el acné, además de reducir el exceso de grasa para facilitar el cierre del poro dilatado.

¿Cómo utilizarla?

Aplícate una capa fina de miel de abejas por todo el rostro o partes afectadas, déjala actuar 15 minutos y aclárala con agua fría.

Otra buena opción consiste en mezclar miel con avena para hacer una mascarilla exfoliante.

Fuente