AFP
SANTO DOMINGO. Las administradoras de los fondos de pensiones (AFP) en 2015 continuaron la buena racha de sus negocios de gestión.

Los recursos que gestionan provienen del descuento obligatorio que se les aplica a los salarios de los trabajadores, y de los aportes también obligatorios que se les cobra a los empleadores, en beneficio de sus empleados.

En la parte que corresponde al régimen de capitalización individual, al 30 de septiembre de 2015 el monto de este fondo es de RD$276,089.2 millones, que representa el 78.24% del total. Las cinco AFP que lo gestionan obtuvieron un rentabilidad promedio antes de impuestos de 43.5 %, en relación con el patrimonio total con que cerraron el año 2014, según el boletín trimestral más actualizado, publicado por la Superintendencia de Pensiones (SIPEN).

Sin embargo, la rentabilidad nominal que durante los pasados 12 meses las AFP les abonaron a los trabajadores, que son los dueños de los fondos de pensiones, fue de 11.54 %, que viene a ser el 26.5% de la rentabilidad antes de impuestos ganadas por estas gestoras de fondos.

Según la SIPEN, hasta septiembre de 2014, las AFP se ganaron antes de impuesto RD$3,502,349,588 (más de RD$3.5 mil millones), lo que es una rentabilidad de 43.5%. Pero una vez descontando los impuestos, que cobra la DGII, por un monto de RD$904,122,753, (más de RD$904 millones), a las AFP les queda como ganancia neta RD$2,598,226,835 (unos RD$2.6 mil millones).

Estas ganancias netas significan una rentabilidad patrimonial después de impuesto de 32.3%, que es 2.8 veces lo que reciben como rentabilidad los afiliados.

Lo que se estimó que a septiembre de 2015 debían pagar las AFP a la DGII representó 11.2 % de su patrimonio de 2014.

Resulta curioso que ese 11.2 % sea tan aproximado al 11.54% de rentabilidad nominal que reciben los afilados, cuyos beneficios se suponen exentos de impuestos. Pero como las AFP se los ganan, en vez de beneficiar a los trabajadores, terminan en las arcas de la DGII.

En otras palabras, con relación a lo que perciben los afiliados, las AFP ganan casi el triple de lo que ganan los afiliados, y la Dirección General de Impuestos Internos grava el monto de esas ganancias, por un monto que es casi la totalidad de lo que recibe lo que se supone que es la población que debe ser protegida.

Es como una tenaza que con presiones por las dos puntas, construye las pensiones precarias que recibirán los afiliados envejecidos, después de una vida larga de trabajo y de ahorro obligado.

El sueño eterno en el senado
Las AFP cobran una comisión de administración de 0.5% y de un 25% (antes era un 30 %) sobre el margen de rentabilidad aplicada al excedente sobre la tasas de interés que la banca paga por sus certificados. El 11 de agosto de 2014 se introdujo al Senado un proyecto de ley que pone un tope de 15% a esa comisión complementaria. Este proyecto perimió el 26 de julio de 2015. Se introdujo otro proyecto el 24 de agosto de 2015, que duerme un sueño eterno en la Comisión de Seguridad Social del Senado.

FUENTE