JCE

SANTO DOMINGO, RD.- Uno de los miembros de la Junta Central Electoral (JCE) habría estado en la mira de un grupo de criminales, revelaron fuentes a el Caribe. Según la información, un individuo habría sido contactado o contratado para cometer el ataque contra ese miembro de la JCE, pero el hombre se arrepintió y contactó a un importante productor de televisión, a quien le dio a conocer la supuesta trama. El periodista comunicó la información a la persona bajo amenaza, y la misma alertó a los organismos de seguridad.

Las autoridades, ante la denuncia, abrieron una investigación de la cual no se tiene información, sin embargo, adoptaron algunas medidas.

Quizás a esto obedezcan los cambios en la seguridad que se han realizado en la JCE, donde ha sido instalado un nuevo sistema de seguridad, que incluye revisión a detalle del personal que ingresa a esa institución. Los registros se han vuelto minuciosos, y hasta los agentes asignados habitualmente a los funcionarios de la JCE son sometidos a cacheos preventivos. No pueden entrar armados a ninguna dependencia.

A la fuente se le preguntó por qué la JCE no ha denunciado la situación y comentó que las autoridades aparentemente prefieren guardan silencio. “No quieren alarmar a la población”. La primera información sobre la supuesta amenaza habría sido recibida a finales de febrero, pero aunque las autoridades no la desecharon, porque se abrió una indagatoria, rehusaron dar a conocer el dato.

Las medidas

El pasado 4 de marzo elCaribe publicó que aunque con el inicio oficial de la campaña política en la sede principal de la JCE se toman algunas medidas de seguridad, las prevenciones en esta materia comienzan a preocupar a distintos sectores que acuden al lugar en busca de servicios u otras actividades propias del proceso. La información indicaba que cada día es más evidente el movimiento de uniformados, miembros de la Policía Militar Electoral, apostados en lugares que tradicionalmente no ameritan este tipo de vigilancia.

Según esa información, después de lanzada la Proclama Electoral los militares apostados en los arcos detectores de metales o armas de fuego, aplican una revisión detallada a todos los visitantes, ahora extendida a todo el personal que labora en la JCE, sin importar su jerarquía o puesto de mando, a los que además se les exige su carnet de empleado.

Este diario pudo confirmar que la seguridad militar alrededor del presidente de la JCE, doctor Roberto Rosario Márquez, ha sido redoblada, no solo con más agentes, sino con vehículos y motorizados que le escoltan a todos los lugares hacia donde se desplaza.

Trascendió que algunos magistrados solicitaron “la adopción de medidas especiales” para la protección de los miembros del pleno y del personal con mayor responsabilidad en el montaje de las elecciones.

A los medios se les ha requerido la acreditación inmediata de reporteros, camarógrafos, fotógrafos y hasta a los choferes para entrar a la institución y cubrir las incidencias del proceso. Todo lo relativo a la seguridad en la sede principal de la Junta ha pasado a manos de la Policía Militar Electoral, que es la responsable de la seguridad de los magistrados. Aparentemente, ese aumento de la seguridad en la JCE está relacionada con la información que ahora se revela.

Rosario pide a sociedad cerrarle paso a violencia

El presidente de la JCE, quien se encuentra en Nueva York, hizo un llamado al liderato político y social del país para que contribuyan a modificar la forma de desarrollar sus actividades, de manera que bajen las tensiones y administren las pasiones, sacando del ambiente electoral los ingredientes que promueven la violencia. Roberto Rosario exhortó a la cordura y a la reflexión para evitar situaciones como la sucedida al exrector de la UASD.

FUENTE