apóstoles-Jesus-ultima-cena-raccoon-knows

Los católicos de todo el mundo conmemoraron ayer el Jueves Santo, el día en qué, de acuerdo con el Evangelio, se celebró la última cena. Esta comida ha sido representada en multitud de obras pictóricas. Leonardo Da Vinci, autor de una de las más famosas, no coloca sobre la mesa nada más que pan y vino. Pero dos arqueólogos italianos opinan que la cena pudo ser un poco más abundante y variado.

Generoso Urciuoli y Marta Berogno han reconstruido la lista de posibles platos que habrían comido Jesucristo y sus discípulos más cercanos en la última cena, informa ‘Discovery’. “Los versículos del Evangelio de Juan señalan que Judas se encontraba al lado de Jesús, probablemente a su izquierda. De hecho, se nos dice que Judas mojó el pan en el plato de Jesús, siguiendo la práctica de compartir la comida de un plato común”, señala Urciuoli. “La Biblia cuenta lo que ocurrió durante la cena, pero no especifica qué comieron Jesús y sus 12 compañeros de comedor”, aseveró Urciuoli al indicar que la obra de Leonardo Da Vinci es muy simbólica, “pero no ayuda a la causa”.

Comparando datos históricos y las pistas que proporcionan pinturas de las catacumbas del siglo III d. C., los investigadores lograron reconstruir los alimentos y los hábitos alimentarios de la Palestina de hace dos milenios. Basándose en sus estudios, los arqueólogos opinan que el menú de la última cena podría haber incluido algo más que pan ácimo y vino: un cocido de verduras llamado ‘cholent’, ‘jaroset’ (un plato de sabor dulce), aceitunas con hisopo, hierbas amargas con pistachos y pasta de nuez.

FUENTE