image

 

Esta gran revelación aparece en un nuevo libro escrito por Lindsay Mattick llamado “Finding Winnie: The True Story of the World’s Most Famous Bear”. El texto señala que el nombre proviene de un oso que vivía en el zoológico de Londres llamado Winnipeg, como la famosa ciudad canadiense.

Si eres fanático de Winnie the Pooh hoy es el día en que tu infancia se irá al caño, pues se dio a conocer que el famoso osito amante de la miel no es un niño, sino una niña. Por si fuera poco, este personaje animado de Disney al parecer no es británico, como siempre te hicieron creer, sino que fue importado directamente de Canadá.

Esta gran revelación aparece en un nuevo libro escrito por Lindsay Mattick llamado “Finding Winnie: The True Story of the World’s Most Famous Bear”. El texto señala que el nombre proviene de un oso que vivía en el zoológico de Londres llamado Winnipeg, como la famosa ciudad canadiense. ¿Cómo viaja un oso de Canadá a Londres? ¿En primera clase? ¿Dentro de un envase de miel? No exactamente.

Resulta que la autora de este libro es la tataranieta del teniente Harry Colebourn,​ quien compró a Winnie por $20 dólares durante la Primera Guerra Mundial. Ambos fueron inseparables hasta que el militar tuvo que dejar a su querida osita en el zoológico al tener que regresar con su unidad de combate a Francia, destacó Reuters.

Antes de que empieces a llorar por el triste desenlace de esta historia debes saber que hubo luz al final del camino para Winnie. Este animalito hizo un nuevo mejor amigo estando en el zoológico, ¿su nombre? Christopher Robin. Si eres fanático del dibujo animado sabes que así se llama el mejor amigo humano de Winnie the Pooh. Al parecer, este infante visitaba a la osezna todos los días, y se obsesionó tanto, que hasta le puso el mismo nombre a un osito de felpa que tenía. Todo esta historia inspiró al padre de Christopher A.A. Milne, quien fue el responsable de crear el personaje de Pooh.

Fuente