Rihanna-Bates Motel-Raccoonknows.jpg

 

La cantante Rihanna vivió el martes uno de los momentos más especiales de su larga trayectoria en la vida pública al recibir de la Universidad de Harvard un premio que reconocía su inestimable labor humanitaria como la más notable de 2017, toda una distinción que llevó a la intérprete a pronunciar un emotivo discurso sobre la necesidad de asistir a los más desfavorecidos y en el que, con la espontaneidad que la caracteriza, dejó entrever que podría regresar por todo lo alto a la vida académica para concluir los estudios que nunca pudo terminar.

No necesitas ser rico para ser solidario. No necesitas ser rico para ayudar a los demás, ni siquiera famoso. De hecho, tampoco necesitas tener una educación universitaria. Quiero decir, ojalá yo la tuviera, sobre todo en un día como hoy… Es verdad, quizá vuelva algún día”, aseguró durante la solemne ceremonia en la que le fue entregado el galardón.

Aunque a lo largo de la última década, la artista se ha destacado fundamentalmente por sus éxitos musicales y algún que otro episodio controvertido, lo cierto es que desde que saltara al estrellato, la estrella del pop no ha dudado en hacer uso de su imagen pública y de su inmensa fortuna para contribuir al desarrollo de la sanidad en su Barbados natal y para impulsar todo tipo de proyectos educativos para aquellos niños más desfavorecidos del Caribe.

“Cuando tenía cinco o seis años, recuerdo ver la televisión y ver todos esos anuncios en los que aparecían niños sufriendo en cualquier lugar del mundo. Me refiero a esos en los que se animaba a donar 25 centavos para salvarle la vida a un niño. En esos momentos me decía a mí misma: ‘Cuando sea mayor y sea rica, voy a salvar a todos los niños del mundo’. Lo que nunca me imaginé es que de adolescente ya me encontraría en la posición de al menos poder asistirles“, aseguró durante su alocución.

Al margen de su implicación en toda clase de iniciativas benéficas, Rihanna también ha sacado recientemente a relucir su vena más feminista al posar para el próximo número de la revista Harper’s Bazaar ataviada como la mismísima Amelia Earhart, rindiendo así homenaje a toda una pionera de la aviación estadounidense y uno de los mayores referentes de la lucha por la igualdad entre hombres y mujeres.

Fuente