image

 

Para sobrevivir en un negocio como el de la industria musical hay que tener la piel dura, como bien sabe Romeo Santos, que lleva años teniendo que soportar los rumores sobre su supuesta homosexualidad.

En su caso, él siempre intenta tomarse con sentido del humor los comentarios como los que esta última semana han inundado sus redes sociales burlándose de su vestuario o sus “poses” por ser demasiado “gays”.

“Estoy gozando con algunos de los comentarios sobre mi vestuario, o la pose en la foto [que publiqué] anoche. El que no sabe reírse de sí mismo, no tiene derecho a burlarse de nadie”, afirmó el intérprete en su cuenta de Instagram.

La última fotografía que más controversia ha generado entre sus seguidores es una en la que aparece luciendo una camisa blanca sin mangas y unos vaqueros ajustados, un look que algunos de sus seguidores juzgaron muy poco masculino.

“Soy el invitado sorpresa en el concierto de mi hermano mayor Marc Anthony. Mirando la foto bien y analizando los comentarios, admito que me veo un poco raro. Hay días malos… Sorry”, reconocía el propio artista junto a la imagen.

La fiereza con la que el artista ha defendido siempre su privacidad ha conseguido que apenas se conozcan detalles sobre su vida sentimental o sus parejas, lo que no ha hecho más que avivar las especulaciones sobre su orientación sexual.

“Siempre he sido muy reservado. Esa es una de las razones por la que mucha gente se ha preguntado si soy gay. No lo soy”, aseguraba Romeo a Billboard.

Fuente