image

 

Chelsea O’Donell, de 17 años e hija de la presentadora de televisión estadounidense Rosie O’Donnell , fue encontrada sana y salva hace unos minutos tras la petición pública de su madre que anunció esta mañana su desaparición.

La adolescente había sido vista por última vez en Nyack, Nueva York, hace una semana y no fue hasta ayer que la policía la localizó en Barnegat Light, 130 millas al sur de Rockland County, NY, donde vive O’Donnell.

Las autoridades aseguraron que la buscaron en el condado de Rockland desde el domingo, aunque sus familiares no la ven desde el martes 11 de agosto.

La joven fue encontrada gracias al teléfono celular, que fue localizado por las autoridades. Su perro Bear estaba con ella. Este es su perro de asistencia emocional que tiene seis meses de edad.

“Chelsea, como millones de personas, vive con una enfermedad mental… Esto ha sido difícil para ella y para su familia, que solo quiere que regrese sana y salva a casa”, dijo Cindi Berger, vocera de la familia O’Donnell, en un comunicado, antes de confirmar que la joven había sido encontrada sin percance alguno.

Durante varias horas, O’Donnell pidió la ayuda del público para encontrarla ya que Chelsea se fue sin los medicamentos que necesita tomar regularmente.

Y compartió que la última vez que la había visto ella traía puesta una sudadera negra con gorro, pantalones de mezclilla rotos y de color azul, tenis gris de la marca Converse y una mochila negra. También reveló que su hija tiene un tatuaje grande en el lado derecho en la forma de un atrapasueños con la palabra “Breathe”.

Hasta el momento se desconoce la razón por la cual la joven se fue de casa, aunque no se descartan problemas familiares surgidos de la tensa relación entre O’Donnell y su exesposa Kelli Carpenter, así como con su madre biológica, Deanna Micoley.

Un representante de la policía de Nyack comentó al “New York Daily News” que el caso fue investigado pero que nunca se clasificó como una “desaparición”, palabra que la comunicadora sí usó en su página oficial.

La misma Rosie trató de comunicarse ayer con su hija pidiéndole que la llamara, en un mensaje en las redes sociales, pero Chelsea no contestó sus plegarias.

De acuerdo con medios neoyorquinos, la joven sí se comunicó con su madre biológica, quien vive en Wisconsin, para decirle que quería verla.

En marzo, Micoley acusó a O’Donnell en una entrevista con “The National Inquirer” de haberle “robado a su hija” de dos meses ya que “cuando ella firmó los documentos para darla en adopción no estaba en las condiciones adecuadas” por su adicción a las drogas, y que la expresentadora de “The View” lo sabía e incluso se había puesto de acuerdo con su entonces esposo para convencerla de hacerlo.

También comentó que se había puesto en contacto con Chelsea vía electrónica, a pesar de que O’Donnell no estaba de acuerdo con esto.
Chelsea fue adoptada por O’Donnell y su exesposa Kelli Carpenter en 1997.

Fuente