Guerra-civil-siria-rusia-raccoon-knows

Los funcionarios rusos han sido los partidarios internacionales más enfáticos del presidente sirio Bachar al Asad, quien se encuentra en problemas.

Pero eso no significa que ellos insistan en que él continúe en el poder.

La vocera del ministerio ruso del Exterior, Maria Zakharova, dijo el martes que el pueblo sirio debería decidir quién es su presidente, sea quien sea, según la agencia estatal de noticias Sputnik.

“No estamos diciendo que Asad deba irse o quedarse”, dijo.

Los comentarios se producen más de cuatro años después de la sangrienta y complicada guerra civil de Siria, la cual le ha ocasionado la muerte a más de 250.000 personas, ha desplazado a unos 7,6 millones dentro del país y ha hecho que más de 4 millones huyan a otros países, dijo el jefe de asuntos humanitarios de la ONU, Stephen O’Brien, a finales de este verano.

Y, de forma reveladora, las declaraciones surgen días después de las conversaciones de cese de paz en Viena, Austria, en las que participaron representantes de al menos 18 partes interesadas. Altos diplomáticos estadounidenses y árabes dijeron que Estados Unidos quiere una hoja de ruta para que Asad deje el cargo. Bajo ese plan, él entregaría el poder a un gobierno transitorio antes de las elecciones.

Sin embargo, los que participan en las discusiones tienen diferentes ideas sobre cuán rápido —e incluso si— Asad debe dejar el poder. Es uno de los muchos puntos de fricción en una guerra que ya es complicada, una que solo ha empeorado a pesar de los repetidos intentos diplomáticos por ayudar a resolverla.

Asad se reunió el mes pasado en Moscú con el presidente ruso Vladimir Putin, a quien considera su principal aliado. Ambos lados enmarcaron las conversaciones como parte de la coordinación para la lucha contra el terrorismo, una etiqueta que Siria a menudo aplica a sus enemigos.

Los rebeldes de Siria usan soldados del gobierno, partidarios como escudos humanos

“El pueblo sirio ha estado prácticamente solo en poner resistencia y luchar contra estos terroristas internacionales durante varios años”, dijo Putin en aquel momento.

A pesar del apoyo externo, Zakharova dijo que su país nunca ha hecho que mantener a Asad en su posición sea una condición en ninguna de las conversaciones.

“Absolutamente no”, dijo la portavoz del gobierno. “Nunca hemos dicho eso”.

Zakharova puso el enfoque de nuevo en el terrorismo, al afirmar que los diplomáticos involucrados en las conversaciones en Siria —quienes se espera que se reúnan de nuevo en cuestión de dos semanas— necesitan ponerse de acuerdo en una lista de organizaciones terroristas. ISIS es la organización de ese tipo más conocida y vilipendiada, aunque existen preguntas acerca de a quién más se debería incluir en una lista de ese tipo.

“Se tomó una decisión de que nuestros expertos en terrorismo deberían llevar a cabo consultas relevantes para llegar a un acuerdo sobre este tema”, dijo.

No está claro cómo interpretar las declaraciones de la vocera del gobierno ruso sobre Asad, por ejemplo si deberían fomentar un paso decisivo.

La semana pasada, el director de Inteligencia Nacional de EE.UU., James Clapper, dijo que Putin, quien ha ordenado que sus fuerzas armadas asuman un papel más intenso en Siria, está improvisando esto, en lugar de determinar una estrategia integral.

“Personalmente cuestiono si él tiene una estrategia a largo plazo, o si está siendo muy oportunista día a día”, le dijo Clapper a Jim Sciutto de CNN. “Y creo que su intervención en Siria es otra manifestación de eso”.

FUENTE