Rusia-petróleo-RACCOON KNOWS

Rusia está planificando que los precios del petróleo bajen a 30 dólares por barril en 2016.

El principal funcionario de finanzas del país, Anton Siluanov, dijo que el gobierno debe estar preparado para que los precios bajen más en el 2016 a medida que la superabundancia mundial aumenta y una nueva oferta —por ejemplo de Irán— entra al mercado.

“Todo indica que los bajos precios del petróleo probablemente dominarán el próximo año. Y es posible que en algunos periodos el precio del petróleo sea de 30 dólares por barril”, dijo Siluanov, según agencias estatales de noticias rusas.

Eso podría significar más problemas para Rusia. Las exportaciones de petróleo y gas constituyen casi la mitad de los ingresos del gobierno.

Los futuros de petróleo se vendieron en su punto más bajo en casi siete años el lunes, al caer por debajo de los 35 dólares por barril.

Rusia tiene planificado que el petróleo se venda a un precio de entre 40 y 60 dólares por barril en el transcurso de los próximos siete años.

Su presupuesto para 2016 está basado en un precio de 50 dólares por barril, dijo Siluanov. “Por lo tanto, debemos estar preparados para tiempos difíciles”, según dijo.

Rusia prevé que su déficit presupuestario aumente al 3% del PIB en 2016. Eso es el máximo que el presidente ruso Vladimir Putin ha dicho que permitirá. Una disminución en los precios del petróleo haría que las reducciones de gastos fueran inevitables.

El Fondo Monetario Internacional espera que el PIB de Rusia se reduzca en más o menos el 3,8% este año y otro 0,6% en 2016.

Mientras tanto, el rublo ruso está descendiendo de nuevo, al cotizarse a 70,5 rublos por dólar, el punto más bajo en cuatro meses y cerca de los puntos mínimos registrados el año pasado.

Rusia ha sido uno de los países afectados por la decisión de la OPEP de seguir bombeando cantidades récord de petróleo, con la esperanza de excluir a los productores de mayor costo.

Rusia, Venezuela, Nigeria y otros países productores de petróleo han estado presionando para que el cártel petrolero liderado por Arabia Saudita recorte la producción para elevar los precios. Sus súplicas no tuvieron éxito; la OPEP no logró acordar un objetivo de producción en su última reunión.

FUENTE