Salones-de-unas-NY-Raccoon-Knows

Nueva York – En la misma cuadra de una calle en Flushing, en Queens, dos locales ofrecen los mismos servicios de manicuras y pedicuras. Uno es oscuro y el olor a los químicos utilizados en los esmaltes invade toda la habitación. El otro es luminoso, limpio y sin olor. Pero en lo que ambos coinciden, es en ofrecer servicios por menos de $15, una oferta que muy pronto dejará de existir.

Con la nuevas medidas que están impulsando las autoridades estatales y de la Ciudad para mejorar las condiciones sanitarias y laborales en los salones de uñas, muchos dueños se verán obligados a aumentar los precios a los clientes.“Necesitamos educar a los consumidores. Ellos tienen que entender que cuando pagan poco, también están contribuyendo a este problema”, dijo el asambleísta estatal Ron Kim. El político, junto a otros miembros de la industria, calcula que las mayores exigencias implicarán alzas de entre 100% y 120% en los locales ubicados en Flushing, mientras que en Manhattan estos negocios subirían sus precios en 33%.Ante la nueva realidad, este lunes fue presentada la Red de Salones de Uñas Saludables, una iniciativa privada para proteger a los trabajadores, consumidores e identificar a salones que no cumplan con las regulaciones.

“Es necesario ir más allá de las sanciones punitivas contra estos pequeños negocios para poder enfrentar los problemas centrales detrás de esta situación. Necesitamos educar a los dueños y trabajadores sobre sus derechos, y los consumidores deben aceptar precios más altos”, dijo el asambleísta Kim, quien contó con el apoyo de la congresista Grace Meng y organizaciones como la Asociación Coreano-Americana de Salones de Uñas y el Centro de Mujeres Asiáticas de Nueva York.Esta Red de Salones de Uñas Saludables colaborará junto al Departamento de Trabajo federal, el equipo especial que creó el gobernador Andrew Cuomo y el Departamento de Asuntos del Consumidor de la Ciudad. También creará un código de conducta, certificaciones de “buenos negocios” para quienes cumplan con las reglas y trabajarán con organizaciones como Make the Road NY y asociaciones asiático-americanas para apoyar a los inmigrantes.Los representantes de dueños de salones de uñas también pidieron que no se les trate a todos negativamente y que los consumidores los ayuden a separar las manzanas buenas de las podridas. “Queremos ser parte de la solución, no ser los objetivos”, dijo Sang-Ho Lee, presidente de la Asociación Coreano-Americana de Salones de Uñas de Nueva York, que representa a 3,000 de estos locales en el estado.

Medidas del gobernador

El gobernador Andrew Cuomo presentó este lunes medidas concretas, luego de convocar la semana pasada a un equipo de trabajo que reunió a varias agencias estatales. Entre ellas, se creará una legislación de emergencia para poner en práctica de inmediato, que incluirá el uso obligatorio de respiradores y lentes protectores en dependiendo del trabajo hecho por los empleados, además de guantes especiales.

Además, se ofrecerán los exámenes para obtener licencia de manicurista en nuevos idiomas, aclarando que el estatus inmigratorio no afecta sus posibilidades de tomar esta prueba.También se obligará a publicar los derechos de los trabajadores en todos los salones de uñas y se realizarán campañas de educación para los dueños de estas tiendas, los empleados y los clientes.

Exigen sueldo mínimo

La Coalición por un Sueldo Mínimo Real felicitó al gobernador Cuomo por las acciones respecto a los salones de uñas, y enfatizaron en que las leyes laborales no se están respetando en muchos otros casos.

“Los trabajadores de salones de uñas, restaurantes, limpieza de hogares y oficinas, entre otros, han estado manifestándose contra el robo de salario e incluso ganando casos. Pero, a pesar de estos juicios, no han logrado recibir sus salarios por vacíos legales”, explicó la organización en un comunicado.Los activistas denunciaron que empleadores utilizan métodos fraudulentos para transferir bienes, declaran quiebras, cambian los nombres de sus negocios o los cierran con tal de no pagar los sueldos debidos.

FUENTE