San Cristóbal

La basura volvió a apoderarse del municipio de San Cristóbal. Arropa calles y avenidas. Bordea centros educativos, médicos y espacio de recreación.
Los munícipes se muestran preocupados. Denuncian que el servicio de recogida de basura empezó a mermar antes de las elecciones del pasado 15 de mayo. Temen a que un brote de enfermedades se propague en la demarcación.

En esta localidad es más frecuente observar carretas repletas de desechos tiradas por caballos que camiones recolectores de basura recorriendo las calles.
En un recorrido de tres horas por las calles de este municipio sureño, elCaribe observó siete carretas, la mayoría dirigidas por niños, que llevan los desechos desde las residencias hasta los vertederos improvisados y solo dos camiones de volteo procedentes del Ayuntamiento.

Es así como el servicio fundamental del Ayuntamiento es suplido por un mecanismo rudimentario, manejado por menores.

Mientras, la situación de insalubridad sigue creciendo. Los desechos se desbordan en la calle Osvaldo Bazil esquina 18 de Agosto. Allí se ubica la Universidad Autónoma de Santo Domingo y dos centros educativos públicos, uno de ellos en construcción.

El caudal de basura llega hasta los centros de salud y espacios deportivos. A pocos metros de la entrada del Instituto Dermatológico Humberto Bogaert Díaz, un vertedero improvisado ocupa un carril del perímetro.

En este municipio no hay espacios sagrados para tirar la basura. Las cercanías de las iglesias también son utilizadas para el depósito de inmundicias.

Paradójicamente, dos letreros, uno alusivo a un plan estratégico de desarrollo para la provincia, otro a la prevención para evitar criaderos de mosquitos, se exhiben en el punto más crítico de insalubridad de este municipio, ubicado en la Avenida Constitución, justo en la entrada de la comunidad Los Molinas.

Esperan mejoría en nueva gestión

“El síndico se despreocupó. Esperemos a que el próximo síndico arregle esto”, opinó el munícipe Radhamés Martínez. En tanto, Alberto Heredia dice que la situación se hace inaguantable.

En el sector Conani, Jorge Martínez, miembro de la junta de vecinos de esta localidad, explica que todas las semanas tienen que hacer un piquete para que la Alcaldía envié camiones a recoger los desperdicios.

“Aquí el alcalde (Raúl Mondesí) está ciego, sordo y mudo. Se dice que en el Ayuntamiento no hay dinero para pagar a quienes recogen la basura”, dijo.

Los cúmulos de basura se extienden en los laterales del polideportivo, ubicado en la calle Sánchez, cuyo estado de las aceras ha propiciado el crecimiento de la hierba. De igual modo, el hedor que emana de los desechos tirados en la calle Prolongación Luperón es insoportable. Así se presenta una vía donde funciona la Dirección Provincial y la Escuela Penitenciaria de San Cristóbal. Los munícipes parecen acostumbrarse a comprar sus carnes y otros alimentos en medio de pilas de basura.

El presidente de la Junta de Vecinos del sector Yamilé I, Marcial Polanco, precisó que el municipio no sólo está copado de basura también se encuentra arrabalizado.

En enero del pasado año, el Comité de Emergencia de Residuos Sólidos, integrado por los ministerios de Medio Ambiente, Salud Pública, y la Liga Municipal Dominicana (LMD) declaró el municipio en estado de emergencia, debido a problemas sanitarios.

Cámara de Comercio del municipio pide intervenir

El presidente de la Cámara de Comercio y Producción de San Cristóbal, Emmanuel Junior Dionicio, pidió a Salud Pública intervenir este municipio por la gran cantidad de basura que se observa por toda la ciudad. “Es urgente que el Ministerio de Medio Ambiente y Salud Pública intervengan la ciudad porque de lo contrario las consecuencias serían lamentables”, precisó Dionicio. Agregó que ante la situación, de falta de planificación del destino final de los desechos sólidos, las autoridades deben salir al auxilio.

FUENTE