Hace apenas unos días Scott Disick disfrutaba de su 35 cumpleañosjunto a su novia Sofía Richie, quien le hacía una romántica declaración de amor en su perfil de Instagram. Sin embargo, esas palabras se las podría haber llevado el viento tras ver el comportamiento de su novio en una fiesta.

El marido de Kim Kardashian, Kanye West lanzaba su nuevo álbum con una megacelebración a la que el ex de Kourtney también asistía como invitado. Según TMZ,  Scott se dejó ver de lo más acaramelado con otra rubia que no era precisamente su chica, Sofía.

Abrazos, tocamientos y mucha complicidad era lo que desprendían este par de desconocidos en plena fiesta. Incluso los allí presentes aseguraron a este medio que el protagonista de estos arrumacos iba diciendo que era un hombre soltero. Pero, ¿y qué pasó entre él y Sofía?

Nadie lo sabe. De sobra son conocidos sus problemas con el alcohol y afición a las mujeres, aún así Scott fue visto con una bebida en sus manos en actitud bastante dicharachera. Si bien es cierto que su relación con la hija del cantante Lionel Richie ha tenido sus altibajos, todo parecía ir viento en popa hasta ahora.

Lo de ser infiel parece que es una característica innata en Scott. Precisamente sus constantes engaños y salidas nocturnas pasadas de copas fueron lo que empujó a su ex Kourtney a tomar la decisión de separarse, a pesar de tener tres hijos juntos y haber formado una familia numerosa. Las lágrimas de la mayor del clan tras descubrir la infidelidad de su pareja disparó los índices de audiencia del realityKeeping Up with the Kardashians donde vivimos este momentazo televisivo.

Dicen que la cabra tira al monte y parece que con Scott las predicciones se han vuelto a cumplir. Lo que cuesta entender es cómo hace unos días la parejita lucía de lo más feliz y enamorada en Saint Barts y apenas una semana después lo suyo podría ser historia.

Las imágenes hablan por sí solas y seguro que cuando las vea Sofía no le harán ninguna gracia. Veremos cómo acaba esta telenovela.

Fuente