image

 

Scott Disick, expareja de Kourtney Kardashian, nuevamente se internó en un centro de rehabilitación en Malibú durante el fin de semana.

Una fuente aseguró a la revista People que Disick, de 32 años, habría ingresado voluntariamente a un lujoso centro de rehabilitación de drogas y alcohol tras su reciente recaída, la cual deterioró su relación de nueve años con la hermana mayor del clan Kardashian.

“Él quiere que esta vez funcione porque estuvo a punto de perderlo todo”, aseguró otro informante a la publicación. Durante el pasado verano Scott fue fotografiado junto a otra mujer en Mónaco, razón por la cual Kourtney decidió terminar con su relación.

Recientemente se conoció que la madre de Mason, Penelope y Reign, no desea compartir la custodia de sus hijos con Disick. “Él es un borracho y no puede ser un buen padre sin supervisión”, compartió una persona cercana a la familia.

A mediados de marzo, el empresario tuvo un fugas paso por una clínica de rehabilitación en Costa Rica. “Me he dado cuenta de que mis problemas me superan y estoy verdaderamente listo para remediar esta lucha en la que sigo batallando”, expresó en su momento a través de en un comunicado.

La noticia del ingreso de Scott, se da en un momento en que la familia atraviesa por una nueva crisis, ya que Lamar Odom, expareja de Khloé Kardashian, se encuentra hospitalizado tras habar sido encontrado inconsciente en un burdel de Nevada.

Fuente